El Parlamento británico rechazó este martes el acuerdo negociado por la primera ministra Theresa May para la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE), prevista para concretarse el próximo 29 de febrero.

La propuesta recibió 391 votos en contra y 242 a favor.

La decisión de los parlamentarios obligará a realizar una nueva votación el miércoles, en la cual los legisladores deberán decidir entonces si desean un Brexit “duro”, es decir, una salida de la UE sin que medie ningún tipo de negociación entre Londres y Bruselas.

La principal causa del rechazo a este nuevo acuerdo fue la situación en la frontera entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte, la cual tras el Brexit se convertiría en el único borde terrestre entre Reino Unido y la UE.

Allí se plantea un desafío difícil: cómo evitar que tras el Brexit se instaure allí una frontera dura con controles fronterizos y aduanales.

La solución acordada por May con Bruselas consistía en establecer un periodo de transición por 21 meses (hasta finales del año 2020) durante el cual se negociaría un acuerdo de libre comercio entre Reino Unido y la UE que hiciera innecesaria la frontera.

Esa propuesta ya había sido rechazada por los legisladores el pasado 15 de enero, cuando fue derrotada con una votación contundente de 432 en contra y 202 a favor.

Tras ese resultado, May renegoció algunos cambios “legalmente vinculantes” con Bruselas sobre la llamada salvaguarda irlandesa que este martes fueron considerados insuficientes para garantizar que Reino Unido no quedaría sujeto de forma indefinida a la UE por causa de esta frontera.

¿Y ahora qué?

La votación de este martes desencadena un nuevo calendario de actividad parlamentaria que incluye otras dos votaciones clave en días consecutivos, el 13 y 14 de marzo.

Esto es así porque May se comprometió a permitir que, en caso de que su acuerdo volviera a ser rechazado, el parlamento pudiera decidir si quiere o no permitir que Reino Unido salga de la UE sin acuerdo. Esto fue luego plasmado en una enmienda parlamentaria.

Por ello, este 13 de marzo los parlamentarios británicos votarán sobre si quieren que el país abandone la Unión Europea sin acuerdo.

Si votan que sí, Reino Unido saldrá el 29 de marzo del bloque, del que ha sido miembro durante los últimos 46 años.

Fuente: bbc.com

Anuncios