En una entrevista concedida el 4 de marzo por el presidente de Angola, João Lourenço, a la cadena RTP, televisora pública portuguesa, afirma que no hay hambre en su país. Sus declaraciones han causado indignación entre los angoleños.

En un momento de la entrevista de poco más de 30 minutos, el periodista portugués de RTP África se refirió al informe de UNICEF que muestra a Angola como un país donde las personas mueren de hambre. Entonces, Lourenço refutó la existencia de hambre en el país, aunque admitió la desnutrición y afirmó:

 

Nuestra lucha es luchar para reducir los índices de pobreza, debido a los largos años de conflicto armado. Hoy hay oferta de bienes alimenticios en Angola, no se puede decir que exista hoy hambre en Angola, es una cuestión de malnutrición.

El presidente João Lourenço hizo esas declaraciones en vísperas de la llegada a Angola de su homólogo portugués, Marcelo Rebelo de Sousa, y pocos días antes de que un sacerdote católico y defensor de los derechos humanos denunciara la muerte de ciudadanos angoleños a causa del hambre que se padece en las zonas del país donde hay sequía.

En el mismo sentido, el activista cívico Manuel Mapanda, más conocido como Dago Nível, cuestionó las declaraciones del presidente:

¿Cómo va a decir usted que no hay hambre en Angola? ¿No leyó la denuncia del padre Jacinto Wacussanga sobre la muerte de un angoleño por hambre? ¿Será que en Gambos y Curoca no hay hambre? ¿En cuanto llegaste a la presidenta los angoleños pasaron a tener sus necesidades cubiertas y se eliminó el hambre?

Durante la entrevista, el jefe de Estado angoleño también evidenció su voluntad de combarir la corrupción, que forma parte del programa electoral de su partido:

 

Nadie puede garantizar que de aquí en adelante no habrá corrupción y que no habrá corruptos, pero no quedarán impunes como hasta ahora. No habrá más intocables, según João Lourenço. Ese tiempo ya pasó.

En 2018, el Foro Regional para el Desarrollo Universitario (FORDU), institución cívica para el fomento de la educación con sede en el sur de Angola, elaboró un documental (que no existe de formato en línea) titulado “Angola, un país en riesgo”, en el qie señalaba el elevado número de personas que buscaban comida en basureros, tanto en el centro urbano de la provincia de Huambo, tema del documental, como en la capital del país, Luanda.

En JM. Notícias, página de noticias de Facebook, hubo duras afirmaciones contra las declaraciones de João Lourenço:

 

Necesitamos reconocer que todavía hay mucha gente en Angola que vive al margen de la sociedad, problema que difícilmente se resolverá si no hay una promoción de programas de inclusión sociales creíbles, donde se cobrado y se tengan bien las cuentas. Y no es con este surgimiento de una nueva élite de sinvergüenzas, que aprovecha la brecha actual en que el artista principal y finaciero de la nación es J. Lourenço.

Mira que los principales desafíos están delante de sus propios ojos, vencer los problemas en los rubros de educación, sanidad, vivienda, etc. que por lo menos ya deberían dar señales tímidas, pero nada se ve.

 

Por Simão Hossi

Fuente: globalvoices.org

Anuncios