Las selvas tropicales son los pulmones de nuestro planeta, pero la tala ilegal está acabando con estos paraísos de la biodiversidad. La ONG ecologista Greenpeace denuncia que parte de esa madera ilegal está entrando en Europa a través de los puertos de Galicia.

Manuel Santos, coordinador de Greenpeace en Galicia, explica cómo estarían funcionando: “La dejadez de funciones por parte de la Xunta, que no está controlando a lo que está obligada, provoca que parte del sector forestal esté importando madera por los puertos gallegos procedente de graves delitos ambientales”.

Greenpeace ha presentado una denuncia ante la Fiscalía de Medio Ambiente de Galicia para que investigue estas supuestas entradas de madera con origen ilícito. Aunque existe una norma europea desde 2013 que exige el control de estas importaciones, los ecologistas dicen que la Xunta no está haciendo los deberes.

“No tienen la estructura y no crearon la estructura para ejercer los controles sobre la madera que entra para garantizar que esta sea legal”, explica Manuel Santos.

La tala de selvas y de bosques tropicales, sobre todo en Brasil o Myanmar, acaba con un importante sumidero de CO2 e incluso delitos de sangre. “En los últimos 30 años, Greenpeace ha contabilizado hasta 1.700 asesinatos directamente relacionados con talas en la Amazonia”, defiende Santos.

Aunque desde el clúster de la madera de Galicia aseguran que estas importaciones ilegales son muy minoritarias, apoyan la investigación de la Fiscalía: “Queremos decir como clúster de la madera que damos todo el respaldo a Greenpeace. Tienen toda la razón en exigir trazabilidad y certificación forestal para esta madera”, asegura José Carballo, portavoz del Clúster de la Madera y Diseño de Galicia.

La Xunta de Galicia por su parte asegura que ya está trabajando en el asunto con seriedad y rigurosidad y que ya ha abierto expedientes que podían derivar en sanciones. Sanciones necesarias para no seguir fomentando el deterioro de nuestro planeta.

 

Fuente: lasexta.com

Anuncios