La Unión Europea (UE) ratificó el lunes su posición sobre la capital de “Israel” tras el anuncio de la primera ministra rumana, Viorica Dancila, de trasladar la embajada de su país de Tel Aviv a Jerusalén (Al Quds).

‘La posición de la UE permanece sin cambios’, declaró a la prensa la portavoz del Servicio Europeo de Exteriores y Política de Seguridad, Maja Kocijancic, en respuesta al pronunciamiento de la jefa del Gobierno de Rumanía a su paso por Washington, Estados Unidos.

La vocera de la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, evitó valorar el asunto en tanto observaron la postura de Dancila, pero también ‘la reacción del presidente’ de esa nación, Klaus Iohannis, al tiempo que remarcó, en cualquier caso ‘la posición del bloque permanece sin cambios’.

‘Tenemos contactos regulares con los Estados miembros sobre cuestiones de relevancia’, aseveró en torno a la pregunta de si la UE pedirá cuentas a Bucarest, que por demás asume la presidencia semestral de los 28.

Dancila señaló la víspera que Rumanía ‘trasladará la embajada a Jerusalén, la capital del Estado de Israel’, y agregó será ‘la voz más fuerte en Europa en apoyo al pueblo judío y el Estado israelí’, lo cual indirectamente supone reconocer la ciudad sagrada como la capital del Estado de “Israel”.

Estas palabras en la reunión del lobby sionista en EEUU, a dos semanas de que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, afronte unas elecciones anticipadas en medio de investigación por delitos de corrupción y tráfico de influencias, fueron rechazadas por el jefe de Estado rumano.

Para Iohannis este paso demuestra ‘la total ignorancia (de la primera ministra) en política exterior’, mientras recordó a Dancila que ‘la decisión final en la materia corresponde al presidente del país según estipula la Constitución’ y pidió al ejecutivo ‘responsabilidad al gobernar’.

Cuando el mandatario estadounidense, Donald Trump, anunció hace poco menos de un año el traslado de su embajada a Jerusalén, La alta representante de la UE precisó que la comunidad de naciones no seguiría tal decisión y defendió a Jerusalén como la capital del futuro Estado de Palestina.

En esa oportunidad Mogherini expresó que esta ‘es la ciudad sagrada para judíos, musulmanes y cristianos. El vínculo entre los judíos y la ciudad es irrechazable y no debe ser negado, y lo mismo se aplica a los palestinos’, subrayó.

El pasado mayo, no obstante, cuatro países miembros de la UE: Austria, República Checa, Hungría y Rumanía completaron una delegación de 32 países que acudieron acudieron al traslado estadounidense de su embajada de Tel Aviv a Jerusalén.

 

Fuente: almanar.com.lb