Julian Assange siempre fue respetuoso, pero pasó por el «infierno» en la embajada ecuatoriana cuando los funcionarios intentaron «derribarlo», según un ex diplomático.

Fidel Narváez trabajó en la embajada de Londres durante seis de los siete años que vivió allí la figura de WikiLeaks y dice que se hicieron amigos.

Assange fue «desalojado» semanas después del cambio de gobierno en Ecuador.

Su nuevo presidente, Lenin Moreno, criticó públicamente al denunciante y dio la impresión de que el gobierno puso fin a su estancia después de cansarse de su presunta mala conducta.

En declaraciones a Sky News, Fidel Narváez cuestionó las afirmaciones de que Assange había atacado a los guardias, no había mantenido su higiene, no se había ocupado de su gato e incluso había echado excrementos humanos en las paredes de la embajada.

Dijo: «Julian tuvo una relación respetuosa con el personal, los diplomáticos y el personal administrativo. No recuerdo un solo incidente cuando no respetó a nadie hasta que me fui en julio de 2018.

«Era 100% respetuoso. ¿Limpio y ordenado? ¿Qué es limpio y ordenado? ¿Puso los platos en el lavaplatos? Probablemente no los fines de semana. ¿Es eso un delito?»

El Sr. Narváez trabajó en la embajada en Knightsbridge, en el centro de Londres, entre 2010 y 2018 como cónsul y primer secretario.

Assange ingresó a la embajada en junio de 2012 y no se fue hasta que fue arrestado por la policía británica hace una semana con el acuerdo de las autoridades de Ecuador.

El Sr. Narváez dijo: «El año pasado fue un infierno para Julián en esa embajada.

«Estuve allí los primeros meses del año pasado y presencié cuando a Julian se le dijo que ya no se le permitiría tener acceso a Internet ni al teléfono y que no podría recibir visitas.

«La estrategia fue muy clara: derribarlo. El gobierno no sabía cómo terminar el asilo y enfrentarse a la catástrofe histórica por hacerlo».

El Sr. Narváez compartió algunas de las fotografías que había tomado dentro de la embajada cuando trabajaba allí, incluida la pequeña área de cocina que compartía Assange.

La embajada se compone de un pequeño conjunto de habitaciones y Assange tenía su propio dormitorio y también acceso a una oficina compartida y espacio de trabajo.

Narváez dijo que Assange no fue a Suecia para enfrentar una investigación por violación porque temía ser arrestado y extraditado a Estados Unidos por Gran Bretaña o Suecia por exponer secretos del gobierno de Estados Unidos a través de su organización WikiLeaks.

Él ha negado las acusaciones hechas en Suecia.

El Sr. Narváez dijo: «Lo considero mi amigo. Ha brindado un gran servicio a todos nosotros.

«No importa si nos gusta o no. No importa si él pone los platos en el lavaplatos o cuida bien al gato. Estoy junto a Julian. Le creo».

 

Por Lisa Holland

Fuente: news.sky.com