La violenta intervención del Ejército sudanés con fuego real para dispersar a manifestantes que exigían un gobierno civil ha dejado varios heridos.

La violencia ha estallado hoy miércoles después de que los uniformados sudaneses llegaran a dispersar a los manifestantes que habían bloqueado vías que conectaban la sede del Ministerio de Defensa con el palacio presidencial de Jartum (capital).

Según testigos presenciales, los militares empezaron a disparar al aire, pero algunas de las balas hirieron al parecer a un número no especificado de manifestantes. Los heridos han sido trasladados a una de las clínicas improvisadas montadas en el mismo sitio donde se desarrollan las protestas.

Los manifestantes exigen a las autoridades militares del país que dejen a los civiles el poder que asumieron tras el derrocamiento del presidente Omar al-Bashir el pasado 11 de abril.

Las nuevas protestas se convocaron el mismo día en que la junta militar y la oposición sudanesa se reunían para cerrar el “acuerdo final” de gobierno transitorio, después de anunciar ayer que durará tres años. El porcentaje de representación de fuerzas civiles sigue siendo uno de los temas pendientes.

Las partes, de hecho, están discutiendo el porcentaje de representación de civiles y militares en el Consejo Soberano que sustituirá al Consejo Militar Transitorio, en el poder desde el derrocamiento de Al-Bashir después de 30 años.

 

Fuente: hispantv.com / Vice News

Anuncios