Dos barcos estadounidenses cruzaron el estrecho de Taiwán el jueves 23 de mayo, antes de entrar en las aguas disputadas del Mar de China Meridional, en una acción que enojó a China, en un momento en el que las relaciones entre los dos países padece de otros puntos de tensión, como la subidas de tarifas arancelarias por parte de EEUU contra numerosos productos chinos.

“Taiwán se ha convertido en un nuevo foco de las crecientes tensiones entre EEUU y China, que ya está involucrados en una disputa comercial. Mientras que los barcos estadounidenses se están moviendo hacia el Mar de la China Meridional para “defender la libertad de navegación” en esta región, Pekín está mostrando su poder militar”, escribió la agencia británica Reuters.

Esta acción de EEUU testifica, según Taiwan, el apoyo de Trump a Taipei contra China.

El portavoz de la 7ª Flota de EEUU, Clay Doss, dijo en un comunicado que el destructor USS Preble y el petrolero Walter S. Deel habían cruzado el Estrecho de Taiwan.

“El paso de los dos destructores demuestra el compromiso de EEUU con una región libre y abierta en el Índico y el Pacífico”, dijo Doss. Afirmó que todas estas acciones se llevaron a cabo de manera segura y profesional.

Taiwán no tiene relaciones diplomáticas oficiales con EEUU, pero Washington es su principal proveedor de armas.

Según el Pentágono, EEUU ha vendido más de 15.000 millones de dólares en armas y equipos a Taiwán desde 2010.

China reclama la posesión de Taiwán y considera a la isla como una de sus provincias. Ella ha pedido a Taiwán que regrese al redil de China voluntariamente, bajo pena de ser obligada a hacerlo por la fuerza.

El Ejército chino ha organizado repetidamente ejercicios militares alrededor de Taiwán movilizando sus aviones y barcos militares.

El periódico China Daily escribió el miércoles en respuesta a esta acción: “China está mostrando una gran contención ante las provocaciones de EEUU”.

“Con las crecientes tensiones entre los dos países, no hay garantía de que la presencia de buques de guerra estadounidenses en las puertas de China no desencadene una confrontación directa entre los dos ejércitos”, escribió China Daily.

China ha probado un misil supersónico anti-buque en las últimas semanas. El nuevo y misterioso misil chino, llamado YJ-XX, es capaz de destruir los sistemas de defensa antimisiles de los buques de guerra estadounidenses.

La primera versión de este sofisticado misil YJ-XX ha sido ya instalada en los nuevos 055 destructores lanzamisiles de la Marina China.

 

Fuente: almanar.com.lb

Anuncios