El coordinador especial de la ONU para el proceso de paz en el Medio Oriente, Nickolay Mladenov, criticó hoy la falta de interés de Israel para avanzar en la resolución de la cuestión palestina.

La resolución 2334 del Consejo de Seguridad pide a Israel que cese las actividades de asentamientos en territorio palestino ocupado, pero Tel Aviv no ha emprendido paso alguno en ese sentido, recalcó al intervenir en ese órgano de 15 miembros.

Al contrario, añadió Mladenov, Israel aumenta sus construcciones, mientras sigue impulsando demoliciones e incautaciones de estructura de propiedad palestina en la Rivera Occidental, lo cual genera desplazamientos masivos.

También realiza demoliciones punitivas de hogares pertenecientes a familias palestinas de personas que supuestamente realizaron ataques contra Israel.

Aunque la resolución 2334 pide pasos inmediatos para impedir la violencia contra los civiles, se constata una escalada peligrosa en Gaza y la Rivera Occidental debido a la represión de Tel Aviv.

El pasado 30 mayo, unos 50.000 palestinos se manifestaron pacíficamente en el marco de la Gran Marcha del Retorno, y tres niños perdieron la vida por ataques israelíes, lamentó.

La situación en los lugares sacrosantos es muy tensa, la violencia promovida por los colonos israelíes prosigue y no cesan las acciones de provocación por ambas partes, apuntó Mladenov.

En ese sentido, recalcó la necesidad de crear condiciones para una paz duradera, basada en la solución de los dos Estados: Israel y Palestina.

Asimismo, destacó, la situación política y de seguridad en la Franja de Gaza resulta muy preocupante, recientemente Israel volvió a cerrar dos puntos de cruce y redujo las zonas de pesca.

La ONU intenta paliar los problemas energéticos en Gaza y potencia la creación de emplos dignos, pero continúan las limitaciones de acceso de movimientos al personal del organismo multilateral y de organizaciones no gubernamentales, pues Israel no ha emitido los permisos de viajes.

El coordinador especial reiteró su llamado a las autoridades de Tel Aviv a no usar la fuerza letal contra los manifestantes palestinos y poner fin a la construcción de asentamientos ilegales que socavan la posibilidad de creación de dos Estados.

Mladenov advirtió sobre cómo los líderes israelíes hablan de la anexión de la Ribera Occidental y esto amenaza con poner fin a los numerosos años de esfuerzos internacionales para la solución bi-estatal.

Al referirse a la conferencia de Bahrein, convocada por Estados Unidos, señaló que ningún apoyo económico o humanitario resolverá el conflicto por sí solo, en tanto urgen acciones políticas y sostenibles para la paz.

Del mismo modo, destacó los problemas financieros que enfrenta la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos que preseta servicios vitales a esa población y convocó a su conferencia para recaudación de fondos el próximo 25 de junio, en la sede de la Onu en Nueva York.

 

Fuente: almanar.com.lb