Las extrañas tonalidades azules, en las rocas de la isla portuguesa de Madeira, llamaron la atención de los investigadores del Centro de Ciencias del Mar y del Medio Ambiente (MARE).

Después de analizar esta área, los expertos encontraron plástico incrustado en las rocas. Este estudio, que fue publicado en la revista científica Science of the Total Environment, concluye que estas costras de plástico aumentaron desde el año 2016.

Los autores denominaron a este extraño sedimento, que está compuesto por polietileno, “Plasticrusts”. Esto quiere decir “polvo de plásticos”. Todavía falta saber cuál es su procedencia.

Las costras de color azul claro se pegaron en la roca como un chicle viejo injertado en una acera.

En esta imagen se puede ver claramente al plástico incrustado en las rocas.
Fotos: Ignacio Gestoso, vía Science of the Total Environment.

¿Este plástico incrustado afecta a los seres vivos?

“Es difícil valorar el impacto porque este fenómeno se está produciendo en un área concreta. Sin embargo, todavía no tenemos muestras de la fauna marina para saber cuál es el impacto en su salud y desarrollo, y también en la red trófica en general “, explicó Ignacio Gestoso, líder del equipo de investigación.

Ya que, no se descarta la posibilidad que los moluscos que habitan en estas rocas hayan ingerido polietileno.

Los investigadores creen que este nuevo descubrimiento tiene implicaciones en las estrategias de gestión ambiental. Ya que, estos “Plasticrusts” podrían considerarse una nueva categoría de basura marina. Sin embargo, son necesarios estudios complementarios para comprender que otras circunstancias pueden estar detrás de estos fenómenos.

“Existen otros factores que contribuyeron al plástico incrustado en rocas. Ya que, el tipo de piedra que está en la isla de Portugal de Madeira es muy oscura y quizá porque está muy caliente el plástico se pega más fácilmente con la fuerza del mar”, explica Gestoso.

Para frenar la basura marina lo más importante es hacer una buena gestión de los residuos, es decir, reciclar.

 

Fuente: ngenespanol.com