Donald Trump y Kim Jong-un mantuvieron un encuentro imprevisto e histórico en la zona desmilitarizada (DMZ) de la península coreana. Sugerida por el mandatario estadounidense a través de Twitter, la reunión tuvo lugar este domingo y marcó un hito en las relaciones entre ambos países: Trump se convirtió en el primer presidente de los Estados Unidos en pisar suelo norcoreano.

“No esperaba que nos encontráramos aquí”, lo recibió Kim.

“Es un gran honor haber cruzado la frontera. Es un gran progreso. Esta es una gran amistad”, dijo el líder norteamericano luego de un gesto histórico, justo cuando las relaciones entre EE.UU. y Corea del Norte en torno a la desnuclearización se encuentran estancadas.

Al respecto, el mandatario aseguró que los equipos de ambos países reanudarán las reuniones conjuntas “en las próximas dos o tres semanas”.

Desde que la DMZ fue implementada en 1953, todos los presidentes estadounidenses (con excepción de George Bush padre) visitaron esa icónica frontera, pero ninguno logró reunirse con un líder norcoreano.

“Es un gran día para el mundo. Cuando llegué a la presidencia de los Estados Unidos, había un conflicto muy, muy grande. Ahora es más pequeño”, agregó Trump.

Según sus palabras, la visita a la zona desmilitarizada estaba planificada desde hacía meses pero recién el sábado se comunicó con el líder norcoreano para el tercer cara a cara entre ellos, en el pueblo de Panmunjom, donde fue firmado el armisticio entre ambas Coreas.

“Si no hubiera aparecido, la prensa me habría dejado muy mal”, dijo el estadounidense sobre la actitud del anfitrión.

Trump dio una veintena de pasos en Corea del Norte antes de regresar al lado surcoreano. Tras unas breves declaraciones ante la prensa, volvieron a reunirse en el Área Común de Seguridad (JSA) por 50 minutos. Y un rato antes de las 17 hora local (5 de la Argentina) ambos líderes cruzaron nuevamente la línea demarcatoria, esta vez junto a Moon Jae-in, el presidente de Corea del Sur.

“Gracias por pedirme que cruzara la línea divisoria, no sabía si me lo pedirías. Pensé que tal vez lo hicieras, pero estaba listo para hacerlo si querías”, le dijo Trump a Kim, según recoge The Guardian.

Kim también se mostró diplomático: “Estoy convencido de que nuestra relación nos permitirá superar los obstáculos que se interponen en el camino”. Esa relación permitió que “de la noche a la mañana” se pudiera organizar la reunión en la zona desmilitarizada, agregó el líder norcoreano.

El encuentro, sugerido por el presidente estadounidense a través de Twitter, tiene lugar cuando las negociaciones sobre el programa nuclear norcoreano están en punto muerto desde el encuentro entre los dos líderes en Vietnam, en febrero.

Cerca del mediodía, hora local, Trump llegó acompañado por Moon a la zona desmilitarizada. Mostró intensa curiosidad al recorrer un puesto de observación desde donde se puede ver el lado norcoreano de la DMZ, mientras un soldado estadounidense le ofrecía detalles de las instalaciones.

En ese lugar, Trump dijo que, al ver la frontera, resulta palpable la “tremenda diferencia” en la situación que se vive en la península desde que Washington y Pyongyang iniciaron su acercamiento el año pasado.

“Extremadamente pacífico. Es una realidad completamente diferente”, comentó el presidente estadounidense sobre el ambiente que percibió desde el mirador antes de dirigirse a una reunión con tropas estadounidenses presentes en la DMZ.

El acercamiento entre Trump y Kim se da luego de que el mandatario norteamericano sorprendiera con un mensaje en Twitter, justo después de asistir a la reunión del G-20 en Osaka, Japón, y antes de partir hacia Seúl. “Mientras estoy allí, si el líder Kim de Corea del Norte ve esto, ¡yo me reuniría con él en la Frontera/Zona desmilitarizada solo para estrecharle la mano y decir Hola (?)!”, escribió el presidente estadounidense.

Fuentes oficiales norcoreanas se apuraron en calificar el gesto como “muy interesante”, aunque remarcaron que aún no habían recibido una invitación formal. Finalmente, este domingo, en una conferencia de prensa conjunta con Moon en Seúl, Trump confirmó que se daría el encuentro con Kim.

“Iremos a la Zona Desmilitarizada y tendré un encuentro con el presidente Kim”, dijo Trump, que opinó que la posibilidad de adentrarse en Corea del Norte no representaba “ningún problema” para él.

Es su tercera reunión, luego de la cita en Singapur en 2018 y una nueva ronda de diálogo en febrero de este año en Vietnam.

Poco antes de enviar su mensaje por redes sociales, Trump había adelantado que representantes de Estados Unidos y Corea del Norte estaban trabajando en los detalles del encuentro, y añadió que tenía informaciones indicando que los dirigentes en Pyongyang estaban interesados en la reunión.

Kim ya había cruzado la frontera el año pasado para estrechar la mano del presidente surcoreano, Moon Jae-in. En esa oportunidad, el líder norcoreano pasó brevemente al territorio de Corea del Sur, y los dos posaron para las fotos.

 

Fuente: EFE y AFP