Miles de nigerianos vuelven a manifestarse para reclamar la liberación del líder musulmán el sheij Ibrahim al-Zakzaky, cuyo estado de salud es crítico.

Durante la manifestación, celebrada el lunes en la ciudad capitalina de Abuya, los indignados declararon al presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, responsable de la detención ilegal y del envenenamiento del alto clérigo chií.

De igual manera, los manifestantes pidieron la inmediata puesta en libertad de Al-Zakzaky y su esposa, Zeenah, quienes fueron detenidos en diciembre de 2015 tras una violenta redada policial en su domicilio particular, en la ciudad norteña de Zaria, en el estado de Kadun.

La protesta tuvo lugar después de que Mikail Yunus, un miembro del Movimiento Islámico de Nigeria (IMN, por sus siglas en inglés), anunciara el miércoles que los exámenes médicos que se le realizaron al destacado clérigo en el mes de abril muestran que su estado de salud es delicado, por lo tanto, “su vida correría peligro”, agregó.

Según los resultados de dichos exámenes, el líder musulmán padece una obstrucción del flujo sanguíneo que, en caso de no ser tratada, podría producirle un ataque cardiaco. Al-Zakzaky, asimismo, presenta síntomas de envenenamiento por metales pesados, pues se le han detectado en sangre “niveles anormalmente altos de plomo y cadmio”.

Anteriormente, su abogado, Femi Falana, había dicho que Al-Zakzaky y su esposa no pudieron acudir el pasado marzo a una audiencia judicial debido a su grave estado de salud.

Pese a la dura represión policial de la que son objeto, los seguidores del prominente clérigo y su esposa siguen con las protestas para pedir su liberación, además de solicitar al Gobierno nigeriano que acate la orden dada en diciembre de 2016 por el Tribunal Superior Federal de Abuya de ponerlos en libertad.

Amnistía Internacional (AI) denunció que el Ejército nigeriano comete violaciones “impactantes” de los derechos humanos mediante el uso excesivo de la fuerza. En los últimos meses, las autoridades nigerianas han aplicado políticas violentas contra los musulmanes, que constituyen el 69 % de la población de este país africano.

 

Fuente: hispantv.com