El candidato a presidente por el frente de Cristina Kirchner, Alberto Fernández, tenía agendado estar en Puebla (México) desde hace un tiempo. Antes de ser postulado por la expresidente para las elecciones de este año, el ahora aspirante al Sillón de Rivadavia había confirmado su presencia en el foro «ProgresivaMente». Sin embargo, en algún momento cambió de opinión. Seguramente para evitar las críticas que lógicamente surgirían, Fernández decidió no estar en el cónclave de la izquierda en México y decidió, junto a Cristina, enviar a una comitiva.

Los representantes kirchneristas fueron Jorge Taiana, referente de política internacional de la expresidente; Felipe Solá, exgobernador de la provincia de Buenos Aires, y Carlos Tomada, exministro de Trabajo. En el texto emitido por el foro, conformado por 30 representantes de izquierda de la región, se insiste con el «diálogo» entre el «Gobierno y la oposición», sin reconocer a Juan Guaidó como el presidente encargado y considerando a Nicolás Maduro como el legítimo mandatario. Esta posición se contradice con la postura oficial del Gobierno argentino, que ya reconoció a Guaidó como la autoridad vigente y legal en Venezuela.

La jornada tuvo lugar durante los últimos tres días en la Quinta Real, construcción clásica que desde 1553 funcionó como convento. Actualmente es un hotel y centro de conferencias. Participaron también Fernando Haddad, representando al Partido de los Trabajadores de Brasil; Carlos Omiami de Chile; y por Colombia el expresidente Ernesto Samper y Clara López Obregón, del Polo democrático Alternativo de Colombia.

El documento acordado resaltó la necesidad de una «solución pacífica» y defendió la posición de México y Uruguay, de clara complicidad con la dictadura chavista: «Sostenemos la importancia de lograr una solución pacífica al grave conflicto político, económico y social por el que está atravesando el Pueblo de Venezuela. Respaldamos el deseo y la voluntad de los países de México y Uruguay representados por sus respectivos gobiernos de fomentar el diálogo como vía para la solución al conflicto», se señala en el texto.

Impúdica manifestación político partidaria

Los firmantes, además de criticar al “neoliberalismo” que se fortalece en la región, le dedicaron un párrafo al documento para expresar las preferencias de la izquierda en las elecciones presidenciales que se llevarán a cabo este año en Uruguay, Bolivia y Argentina:

«Alentamos el triunfo de los liderazgos populares de Daniel Martínez, Evo Morales y Alberto Fernández en las próximas elecciones en Uruguay, Bolivia y Argentina respectivamente».

 

Por Marcelo Duclos

Fuente: panampost.com

Anuncios