“Sabíamos que estaba en peligro real, como se confirmará ahora, y por eso le otorgamos asilo político. En ese momento, los Estados Unidos obviamente decidieron que Ecuador había cruzado una línea”. Entrevista al ex canciller de ecuador.

a decisión del actual gobierno de Ecuador de revocar el asilo político de Julian Assange y entregarlo a la policía británica ha allanado el camino para que el fundador de WikiLeaks sea extraditado a los Estados Unidos, una intención que fue confirmada en junio de 2019 por Downing Street.

Sin embargo, esta decisión no guarda relación con los acontecimientos recientes en el Ecuador. En 2017, el candidato de la Alianza PAIS Lenin Moreno fue elegido presidente de Ecuador. Cuando se hizo cargo de Rafael Correa, su predecesor, la victoria de Moreno fue vista como una continuación del llamado Movimiento de la Revolución Ciudadana. Sin embargo, y para sorpresa de todos, se volvió rápidamente contra sus antiguos aliados, invirtiendo el proceso político que habían comenzado diez años antes e incluso persiguiéndolos.

Como resultado, el ex presidente Correa sigue exiliado en Bruselas y varios ex miembros prominentes del gabinete están en la cárcel o han huido del país. VilaWeb localizó al ex ministro de Relaciones Exteriores, Defensa y Economía, Ricardo Patiño, para esta entrevista. Patiño fue presidente de la Alianza PAIS durante el enfrentamiento con Lenin Moreno, luego de que este último fuera elegido presidente de Ecuador.

Director de VilaWeb, Vicent Partal (VP): Usted concedió el asilo político a Julian Assange. ¿Cómo te sientes acerca de los acontecimientos recientes?

Ricardo Patiño (RP): Estoy muy molesto y preocupado. El actual gobierno de Ecuador, dirigido por Lenin Moreno, ha violado la Constitución y el derecho internacional. Una vez que un estado ha otorgado asilo político a alguien, esto no puede ser revocado. Además, debe darse cuenta de que Julian Assange es un ciudadano ecuatoriano, lo que significa que un ciudadano ecuatoriano ha sido entregado a las autoridades británicas, una decisión que constituye una violación extremadamente grave de la constitución de mi país.

VP: ¿Qué crees que pasará después?

RP: Estoy absolutamente seguro de que Assange será enviado a los Estados Unidos. Y lo mantendrán allí. Estos eventos recientes son evidencia de que Assange necesitaba protección cuando nosotros, el gobierno de Ecuador, se la entregamos.

VP: ¿Cómo llegaste a esa decisión?

RP: Assange solicitó asilo en muchos países, ya que se dio cuenta de que todo lo que exponía WikiLeaks había molestado e irritado a los Estados Unidos. Le otorgamos el estatuto de refugiado político por principio. El presidente Correa era muy consciente de los riesgos involucrados, pero también sabíamos que Julian Assange podría ser procesado por sus acciones, que podría ser torturado, que si EE. UU. Lo controlaba, podría terminar en alguna instalación en el exterior, como la Bahía de Guantánamo, creada precisamente para tener una mano libre en casos como este. Y me refiero a una mano libre en todos los sentidos de la palabra. Entonces sabíamos que estaba en peligro real, como se confirmará ahora; Y por eso le otorgamos asilo político. En ese momento, los Estados Unidos obviamente decidieron que Ecuador había cruzado una línea.

VP: Esa decisión supuso un problema para Ecuador desde el principio …

RP:El momento más difícil de todos fue precisamente cuando Assange entró en nuestra embajada en Londres. Estábamos examinando su solicitud de asilo, creo que había pasado poco más de un mes, y el gobierno británico amenazó con irrumpir en nuestra embajada. Lo pusieron por escrito porque tuvieron que extraditar a Assange a Suecia. Nuestra reacción fue convocar a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), la Unión de Naciones Suramericanas (USAN) y la Organización de Estados Americanos (OEA). Todos saben que EE. UU. Tiene mucho poder dentro de la OEA, pero les ganamos en los tres foros. EE. UU. Y Canadá se abstuvieron de votar porque nuestra posición obtuvo tanto apoyo entre los estados miembros que simplemente no tuvieron oportunidad. Una vez que estas instituciones americanas tomaron una posición al respecto, Los británicos rechazaron la idea de irrumpir en nuestra embajada, pero se mostraron totalmente reacios al diálogo. Ni siquiera acordaron discutir la posibilidad de una conducta segura que hubiera permitido a Assange salir de la embajada y volar a Ecuador. En ese momento sostuve una serie de conversaciones con la Oficina de Relaciones Exteriores y siempre dejaron en claro que no tenían intención de participar en un diálogo.

VP: Ecuador defendió los derechos de Assange, pero se vio obligado a vivir en circunstancias personales muy duras, pasando años en una habitación.

RP: Le permitimos trabajar, conocer gente … En ese entonces, estábamos siendo atacados por la oposición conservadora de Ecuador, incluso sobre el costo de las comidas de Assange, así como la suma que gastábamos en seguridad, aunque era obvio. que no podías dejar a alguien como Assange desprotegido. Cualquiera pudo haber intentado su vida y no pudimos tolerar ese tipo de cosas. Otorgar asilo significa ofrecer protección y, por lo tanto, tenemos el deber de hacerlo. La única razón por la que ofreces asilo a alguien es porque, claramente, están siendo perseguidos. De lo contrario, es inútil.

La única razón por la que ofreces asilo a alguien es porque, claramente, están siendo perseguidos.

VP: ¿Por qué cree que el actual presidente de Ecuador, Lenin Moreno, ha revocado su estatus y entregado a Assange a las autoridades británicas?

RP: Estoy convencido de que Lenin Moreno estuvo de acuerdo con los Estados Unidos, mucho antes de ser elegido presidente, de que expulsaría a Assange de la embajada.

VP: Mientras estuvieron juntos en el gobierno, ¿Alguna vez indicó Moreno que se opuso a conceder asilo a Assange?

RP: ¡Nunca! Ni una sola vez. Sin embargo, es muy interesante cómo, tan pronto como asumió el cargo, inmediatamente expresó su desacuerdo sobre la presencia de Assange en nuestra embajada.

VP: En un momento hubo cierta controversia sobre las acciones de Assange, como cuando apoyó públicamente el referéndum de autodeterminación de Cataluña. ¿Eso tuvo alguna relación con su situación? Algunos afirmaron que estaba infringiendo las normas sobre las cuales se le había concedido asilo.

RP: Eso no es cierto. Sé que muchas personas han dicho eso, pero no es cierto.

VP: ¿Temes por su vida?

RP: Cada día estamos más seguros de haber hecho lo correcto al otorgarle asilo político a Assange. Y debo decir que no creo que un gobierno conservador en Ecuador se atreva a hacer lo que Lenin Moreno ha hecho. Creo que un gobierno de derecha hubiera respetado el estatus de Assange.

VP: ¿Tiene alguna explicación para el giro en U de Lenin Moreno en Assange? El hombre que conocimos en la campaña con usted para PAIS Alliance tiene poca semejanza con el presidente de hoy.

RP:No es solo que Moreno haya ignorado completamente nuestro manifiesto electoral. Es peor que eso. Moreno está implementando las políticas de la derecha, el manifiesto sobre el cual los dos partidos conservadores corrieron y perdieron las elecciones. Y lo está haciendo a nivel económico, social e institucional. Lenin Moreno ha tomado a bordo todas las políticas defendidas por la derecha antes de las urnas: reducir las tarifas de electricidad para las grandes corporaciones, aumentar el precio de la gasolina, tomar el poder sobre la moneda electrónica del banco central y entregarlo a los bancos privados, que tienen ha recibido una mano libre para establecer las tasas de interés, las tasas y así sucesivamente; despedir a los miembros del Consejo de Participación Ciudadana,

VP: ¿Cómo explicas eso? ¿Tiene algún sentido para ti?

RP: No podemos entender cómo alguien que solía jactarse de ser parte de la Revolución Ciudadana, que solía llamarlo “una leyenda” y solía decir que era parte de la “leyenda de Rafael Correa”, posiblemente puede estar haciendo lo que Él está haciendo. Nos conoce personalmente, sabe que estamos comprometidos con la gente por principio, que no somos criminales en absoluto. Entonces, ¿por qué entonces? Inevitablemente, debe preguntarse en qué momento comenzó a trabajar con la CIA, ya que eso es exactamente lo que hizo, en qué momento él y la CIA acordaron derribar el proyecto de la Revolución Ciudadana que habíamos construido durante un período de diez años. No puedo decir qué pasó, pero es un hecho que los miembros de su círculo íntimo fueron expuestos por WikiLeaks como informadores de la CIA, incluido Andrés Michelena, el actual ministro de Telecomunicaciones.

VP: Seguramente eso no puede haber pasado de la noche a la mañana. No tendría sentido.

RP: Obviamente nos mintió, lo cual es malo. Pero el hecho de que mintió al público, al electorado, es aún peor. Claramente, estaba en el camino de la campaña, cuando describió las políticas que sabía que ignoraría porque estaba planeando intentar derribar a la Revolución Ciudadana.

VP: ¿Podrían los fondos que pudo haber recibido posiblemente explicar eso?

RP: Tengo la sensación de que sus conexiones personales, de joven, con personas que pertenecían a los círculos de poder tradicionales de Ecuador han jugado un papel importante. Cuando estábamos juntos en el gobierno, a veces decía que se iba a charlar con algunos amigos, el tipo de personas que llamamos “poshos”, personas muy ricas, muy importantes. Y solía decir que bajaba y los escuchaba, para averiguar qué pensaban para que el gobierno tuviera una mejor idea de lo que estaba sucediendo en el país. Pero todo sugiere que había más que eso. Habían estado tramando durante algún tiempo y él nos estaba mintiendo. Usó ese argumento para ocultar la verdadera naturaleza de esa relación.

VP: ¿Crees que cometiste un error al confiar en él y elegirlo como el candidato de tu movimiento?

RP: Ciertamente lo hicimos. Fuimos muy ingenuos. Algunos nos conocíamos bien, volvimos un largo camino. Pero él, no tanto. Parecía tener principios humanistas muy sólidos, era alguien a quien le habían disparado y había superado la discapacidad física causada por eso. Fue un orador público muy inspirador. Sentimos que era una cualidad muy importante. Pero, en verdad, éramos muy ingenuos. No se puede negar eso.

VP: ¿Es el caso de Assange la clave de todo lo que ha sucedido? ¿Tiene la sensación de que EE. UU. Esperó pacientemente a que llegara la persona adecuada en el momento adecuado?

RP: Probablemente hubo una combinación de factores. Por supuesto, Assange es uno. Pero creo que EE. UU. Lo tuvo todo desde que cerramos la base militar estadounidense en Manta. Recuerde que el embajador de Estados Unidos fue expulsado, junto con un contingente de cincuenta soldados estadounidenses que ella mantuvo en la embajada y que nos enteramos casi por casualidad. Este grupo buscó infiltrarse en nuestras fuerzas armadas.

VP: ¿Qué quieres decir con “por casualidad”?

RP: ¡ Por casualidad! Tuvimos problemas con un helicóptero del ejército y había un estadounidense a bordo. Obviamente, preguntamos por qué un “gringo” estaba en uno de nuestros helicópteros. Nos dijeron que era uno de los soldados de la embajada. Y fue entonces cuando empezamos a dar pasos. No estamos hablando de un agregado militar o un asesor técnico, sino de una unidad de cincuenta miembros que opera en nuestro país.

VP: Y Assange vino después de eso …

RP: En 2012, tres años después de cerrar la base, anuncié personalmente que le estábamos otorgando asilo político a Assange. En ese momento parece que los Estados Unidos decidieron que habían tenido suficiente. Sí, lo hicieron.

VP: Tu situación actual es muy compleja a nivel personal. El presidente Correa está en el exilio, algunos de sus colegas están en la cárcel …

RP: Por suerte, en la actualidad, la tecnología moderna nos permite comunicarnos y transmitir nuestro mensaje a la gente. Pero, no hace falta decirlo, no es exactamente lo mismo. Solía ​​viajar por las provincias todo el tiempo, hablando con nuestra gente, escuchándolas, mientras que no hay contacto humano desde detrás de una pantalla.

VP: Es por eso que has sido forzado al exilio.

RP: Claro. Pero debo agregar que este gobierno traicionero solo ha estado en el cargo por dos años y ya hemos tenido algunos resultados electorales positivos. Hemos ganado en dos de las tres prefecturas más grandes del país, incluida la ciudad capital. Y hemos establecido un Consejo de Participación Ciudadana, que es muy democrático y probablemente tomará medidas para reparar la desinstitucionalización causada por la administración de Moreno. Esperamos las elecciones de 2021.

VP: Sin embargo, todo se complica mucho cuando un gobierno rechaza la política y, en cambio, recurre a un tribunal para entrometerse en una elección.

RP:¡Absolutamente! ¡Es extremadamente difícil! Y debo agregar que es imposible lograrlo sin la cooperación de los medios de comunicación. La prensa presiona mentiras y es responsable de crear las condiciones para que la sociedad acepte como normal lo que no es: que alguna persona se mantenga en la cárcel o sea asesinada, incluso. En Ecuador, hay personas que dicen que Correa debe ser asesinado, Patiño debe ser asesinado, como si no fuera nada. Hay una campaña muy persistente para retratar a los partidarios de Correa como si fueran culpables de cualquier crimen, como si fueran ladrones. Y cuando todos los medios han completado su campaña masiva para arruinar su reputación, entonces llega un juez y él no puede pronunciar un veredicto de no culpable, incluso si cree que usted es inocente.

VP: ¿Cómo definiría este fenómeno que estamos experimentando al mismo tiempo en varios países de todo el mundo?

RP: Creo que debemos darnos cuenta de que, aparte de la judicialización de la política, estamos presenciando el nacimiento de una mafia política. Esta mafia no conoce límites, destruirá a su familia si es necesario, robarán cualquier bien personal que haya adquirido durante su vida, si creen que lo lastimarán de esa manera. Su objetivo es destruirte y asustar a cualquiera que esté dispuesto a pelear o que quiera apoyarte. Hay ex ministros del gobierno que dicen que lamentan mucho lo que está sucediendo, pero no quieren ningún problema porque tienen niños pequeños y han sido amenazados a menos que cumplan o se salgan del camino.

Creo que debemos darnos cuenta de que, aparte de la judicialización de la política, estamos presenciando el nacimiento de una mafia política.

VP: De hecho, estamos viendo esto en Hong Kong, Turquía, en España con Cataluña, en Ecuador: es como si un estado surgiera dentro del estado y es políticamente no responsable y está por encima del estado de derecho.

RP: Al principio de Ecuador, este gobierno convocó una consulta popular que requirió la aprobación previa del Tribunal Constitucional. Pero, como el Tribunal se negó a dar su aprobación, simplemente lo ignoraron. Entonces, para empezar, tiene una consulta inconstitucional que, en la superficie, apunta a defender la constitución. Luego continúan ganando la boleta, aunque obtuvimos el 37% de los votos a pesar de la campaña de desprestigio contra nosotros.

Ellos comienzan a tomar decisiones que violan la constitución. Por ejemplo, decidieron que el Consejo de Participación Ciudadana puede responsabilizar a sus miembros anteriores y no solo a los titulares. En cualquier caso, todo lo que debería haber sido hecho por el libro, reconociendo el derecho a la defensa y al debido proceso. Pero ellos ignoraron todo eso. Desde un punto de vista legal, tuvieron seis meses para realizar una evaluación de esa naturaleza, pero les tomó trece. El proceso está fuera de control, imparable. Han violado la ley, violado la constitución y no hay forma de detenerlos. Y han presentado los hechos como exactamente lo contrario de lo que son. Rompieron las reglas, pero usan la prensa y los jueces para acusarnos exactamente de eso.

VP: ¿Cuál es su perspectiva sobre la situación?

RP:El optimismo sigue siendo nuestra obsesión. Hemos creído en la justicia todas nuestras vidas y nadie cambiará eso. A pesar de todo, la gente en Ecuador sabe que la Revolución Ciudadana ha cambiado nuestro país y no solo estoy hablando de mejorar las infraestructuras, sino también de la dignidad de la gente. Y no es tan fácil borrarlo. Obviamente, tal situación excepcional provoca reacciones excepcionales. El presidente Correa había decidido pasar más tiempo con su familia, tomarse un tiempo libre, pero hace unos días anunció que estaba dispuesto a liderar nuevamente. Es cierto que, precisamente por el resultado de la consulta que mencioné anteriormente, no se le permitiría postularse para la presidencia en las elecciones de 2021. Pero podría ser el vicepresidente o el presidente del parlamento. Y él es un líder extremadamente fuerte, Uno que la gente ama mucho. Vamos a salir de esto. No sé cuándo sucederá, pero lo superaremos. No tengo ninguna duda al respecto.

 

Fuente: opendemocracy.net

Anuncios