Las elecciones en la Argentina tuvieron impacto inmediato en Wall Street y en Washington, donde hablan de un clima de “pánico” y de “pesadilla total” tras conocerse los resultados de las PASO. Expertos consultados por Clarín señalan que el panorama económico es “complicado” y que el kirchnerismo debería dar muy pronto una señal de moderación y “promercado” para aquietar las aguas.

Desde Wall Street, Jorge Piedrahita, CEO de Gear Capital Partners, una consultora financiera basada en Nueva York, dijo a Clarín que “Wall Street ve los resultados con pánico. El mercado de bonos está abriendo con una caída brutal de entre 16 y 22 puntos”. Agregó que “los resultados de las PASO proyectan con claridad que la fórmula Fernández-Fernández ganaría en primera vuelta y que no hay chances de que en octubre se revierta la situación”.

“Estamos en un escenario en donde la dinámica financiera deteriorará la macro de forma que Macri casi con certeza pierde en la primera vuelta”, explicó. Aunque advierte que “el pánico inicial podría moderarse si el kirchnerismo diera un mensaje de moderación, algo que les van a pedir los diferentes sectores de la sociedad para evitar un cambio caótico”.

Piedrahita plantea un escenario difícil para las próximas semanas: “El negativismo imperará en los próximos 75 días a punto tal que me preocupa la salud del sistema financiero local. Habrá una fuerte caída de la actividad económica en los próximos meses”. Además, prevé que la dolarización de carteras se acelerará de forma que el Banco Central tendría opciones limitadas para controlar la situación. “Un nuevo corralito o un control de capitales no se deberían descartar”, advierte.

Respecto del acuerdo con el FMI, el experto no ve que sea posible renegociar en los próximos 75 días con Macri sin posibilidad de reelección y, menos aún, cuando el Fondo no tiene su nuevo Director Ejecutivo tras la salida de Christine Lagarde.

Piedrahita insiste en que “es imperante que el kirchnerismo en las próximas semanas dé un mensaje pro-mercado. No sé si sucederá dado que no tienen un programa económico sino simplemente algunos referentes a su alrededor que han expresado ideas de cierta moderación a fines electorales”.

Alberto Bernal, estratega en jefe de mercados emergentes de XP Securities LLC, dijo a Clarín que “es el peor escenario posible. Nunca me hubiera imaginado que esto iba a suceder. Esperaba una diferencia de un 3 por ciento entre ambos. Los argentinos decidieron que el camino que había forjado Macri no era el que debía seguir. La pelota está ahora en la cancha de Fernández. Hay que ver si quiere ser una persona responsable, quiere tratar de calmar los mercados o si quiere volver al pasado y llevar a la Argentina a una crisis financiera otra vez”.

Bernal agrega que “en este momento lo que diga o no diga Mauricio Macri tiene muy poca relevancia. A partir de ahora aquí vamos a estar enfocados en los anuncios que haga Alberto Fernández. Si él no hace anuncios certeros, con un ministro de Hacienda lógico, con una serie de políticas económicas lógicas, yo creo que el mercado lleva a una crisis brutal en la Argentina en apenas un par de días”.

“Solamente habrá un par de días, esto no da espera. Tiene que haber anuncios certeros sobre que se va a seguir con el Fondo, que se va a seguir con la política de mantener un déficit fiscal bajo, que no va a haber reestructuración, etc. Todas estas cosas tiene que decirlas hoy Fernández con su equipo económico; si no tendremos una situación económica inmanejable”.

Diego Ferro, inversionista en Wall Street, dijo a Clarín que “la noticia es mala porque para los mercados era mejor la continuidad, pero al mismo tiempo la situación en la Argentina es complicada”. “Evidentemente los mercados en Nueva York esperaban o querían que Mauricio Macri fuese reelecto. Si bien hay diferencias bastantes grandes entre los dos partidos, la situación argentina es difícil de por sí por lo cual ninguno de los dos tendrá un amplio margen de maniobra”, agregó.

Para Ferro, “los precios ahora reflejan más la realidad de la Argentina que los precios del viernes, en el que había un cierto optimismo que todo se iba a solucionar si ganaba Macri. Esto no me parecía cierto, como tampoco lo era que Argentina vaya a un default si gana Fernández. Es una situación complicada, independientemente de quién ganara”.

Desde Washington, el panorama que pintan los expertos también es de preocupación. “Para la Casa Blanca, es una pesadilla total”, resumió Benjamin Gedan, director del Argentina Project del Wilson Center. Consultado por Clarín, el analista dijo que “la relación con Argentina en los últimos años de Cristina fue muy conflictiva. Y si bien es verdad que Alberto Fernández tiene un perfil distinto, sus políticas serían vistas como una marcha atrás”.

Gedan, que ha sido el funcionario para el Cono Sur del Consejo de Seguridad Nacional durante el Gobierno de Barack Obama, señalo que “los Estados Unidos tenían grandes esperanzas para un triunfo de Macri, y había anticipado que sus logros iban a ofrecer un modelo pro-mercado para Sudamérica. Por eso dieron tanto apoyo también el FMI. Ahora, hay una alta posibilidad de que Argentina vuelve a ser una espina en el pie para Washington, y un ejemplo más de populismo irresponsable en la región”, advirtió.

¿Qué debería hacer Macri hasta octubre? Para Gedan, “si no hay crisis financiera, Macri tendrá una oportunidad para recordar a todos que votaron por la oposición que ellos dieron un país sin aliados, sin credibilidad, sin acceso a los mercados y sin dólares en el banco central.” Y agregó: “Pero, en última estancia, los votantes siempre juzgan a un líder sobre su propio manejo del país.”

Paula Alonso, profesora de la George Washington University y experta en Argentina, advirtió a Clarín que “Macri va caminar en los próximos meses por un desfiladero entre la necesidad de garantizar la gobernabilidad y tranquilizar a los mercados, e intentar achicar la brecha de su actual derrota y lograr representación en el Congreso Nacional y en algunos distritos peleables. Las decisiones que tome dependerán en gran medida de lo que decida hacer la oposición”.

Respecto a lo que el presidente debería hacer en los próximos meses, Alonso señaló que “lamentablemente no tenemos en la Argentina una buena trayectoria en transiciones ordenadas y coordinadas cuando hay alternancia de partidos en el poder. Esta es una buena oportunidad para avanzar en ese aprendizaje tan importante en una democracia, pero dicho aprendizaje depende de toda la dirigencia política, no sólo de una parte de ella”.

 

Por Paula Lugones

Fuente: clarin.com

 

Anuncios