El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó hoy la autoría del atentado suicida que anoche causó 63 muertos y 182 heridos en un salón de bodas de Kabul. Los talibanes negaron tener participación en el hecho.

En un comunicado difundido en la red social Telegram y cuya veracidad no ha podido ser comprobada independientemente, el grupo terrorista EI explicó que primero se inmoló un atacante suicida, identificado como Abu Asem al Pakistani, y posteriormente explotó un coche bomba.

“Cuando las fuerzas de seguridad llegaron al lugar los muyahidines hicieron detonar un coche bomba aparcado, lo que causó 400 muertos y heridos entre los renegados y los miembros apóstatas de las tropas afganas”, afirmó el grupo.

Golpe “kamikaze”

Al menos 63 personas murieron y 182 resultaron heridas en el peor ataque sufrido en meses en la capital afgana, que enlutó el sábado por la noche una fiesta matrimonial. “Entre las víctimas hay mujeres y niños”, informó el portavoz del Ministerio del Interior, Nasrat Rahimi, quien dio a conocer el terrible balance de este ataque perpetrado por “un kamizake que hizo detonar sus explosivos”.

La explosión tuvo lugar el sábado a las 22H40 (18H10 GMT) “en la sala de bodas Shar Dubai en el oeste de Kabul”, había indicado en un primer momento Rahimi.

Los voceros talibanes negaron la implicación del grupo insurgente en el ataque. “El Emirato islámico (nombre que se dan los talibanes) condena con firmeza el atentado contra civiles en Kabul. Cometer este tipo de asesinatos deliberados y brutales y tomar como blanco a mujeres y niños no tiene ninguna justificación”, tuitearon dos portavoces talibanes.

 

Fuente: dw.com

Anuncios