A poco más de dos meses para que el Reino Unido abandone la Unión Europea, el primer ministro Boris Johnson llegó a Berlín, donde mantuvo un encuentro con la canciller Angela Merkel, con el tema de la salvaguarda irlandesa en el centro del debate.

En su búsqueda de concesiones por parte de los países que integran la Unión Europea, el primer ministro británico Boris Johnson llegó a Alemania este 21 de agosto asegurando que quiere llegar a un acuerdo, aunque se mantiene firme en echar por tierra el ‘backstop’, o la salvaguarda irlandesa, uno de los principales escollos en las negociaciones con Bruselas.

Las discusiones sobre una salida negociada del Reino Unido del bloque comunitario chocan con este mecanismo denominado “salvaguarda irlandesa”, previsto en el acuerdo que cerraron Londres y la UE en el periodo de la exprimera ministra Theresa May. El ‘backstop’ se trata de un dispositivo para asegurar que, si no se encuentra una mejor solución, no se vuelva a instaurar una frontera física entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda.

El mecanismo tendría como consecuencia el mantenimiento del conjunto del Reino Unido dentro de la Unión Aduanera con los países de la UE hasta que las dos partes encuentren una solución para definir su futura relación post-Brexit, en un plazo de unos dos años.

Para Merkel, el conflicto con Irlanda puede “resolverse en 30 días”

“La salvaguarda es la expresión de un problema no resuelto. En el momento en que se resuelva el problema esta no será necesaria”, dijo Merkel en una conferencia de prensa conjunta y agregó que “se trata de definir las futuras relaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido, y entre Irlanda e Irlanda del Norte. Es algo que podemos tardar dos años en resolver, pero que también se puede hacer en 30 días”.

Johnson, por su parte, consideró que es un plazo un tanto ajustado para lograr un acuerdo y subrayó que desea una salida negociada pero se mantuvo firme y calificó de “inaceptable” el ‘backstop’. “La salvaguarda tiene que desaparecer, si eso es posible, entonces tendremos avances”, dijo el primer ministro británico.

Pese a las posiciones encontradas, los líderes se mostraron optimistas en llegar a un acuerdo. En este sentido, Johnson recordó que muchas veces las negociaciones en Europa parecen sin salida y al final se encuentra un compromiso. “He seguido muchas negociaciones europeas en mi vida. Muchas veces todo apunta a una situación sin salida y al final, en el último tramo, aparece una solución. Es como en las carreras de caballos”, afirmó un conciliador Johnson.

“Queremos un acuerdo y creo que podemos tenerlo”, dijo el líder británico en Twitter tras su encuentro con Merkel.

El primer ministro británico había pedido formalmente esta semana, a través de una carta enviada a los 27, un acuerdo de Brexit sin cláusula de salvaguarda irlandesa. Boris Johnson dijo a la Unión Europea que la salvaguarda irlandesa incluida en el acuerdo de Brexit conseguido por su antecesora, Theresa May, debe ser descartada porque es “inviable” y “antidemocrática”.

Merkel pide a Johnson propuestas para las relaciones Irlanda – Irlanda del Norte

La canciller alemana hizo hincapié en que las negociaciones con el Reino Unido corren por cuenta de la Comisión Europea y subrayó que el tema clave, el de las relaciones entre Irlanda e Irlanda del Norte, es algo para lo que la parte británica tiene que presentar propuestas.

“No creo que sea una tarea central de la canciller alemana hacer propuestas para las relaciones entre Irlanda e Irlanda del Norte. Sobre ese tema tenemos que oír las propuestas británicas”, dijo Merkel, quien si bien reiteró que celebraría un brexit con acuerdo, aclaró que Alemania y la UE tienen que estar preparadas para la eventualidad de una salida abrupta.

Se recrudece la tensión entre conservadores y laboristas por el Brexit

El líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, aseguró que evitará que el Reino Unido salga de forma abrupta de la Unión Europea, es decir, sin acuerdo. Además, acusó a Boris Johnson de “falso populista”.

Corbyn acusó a los conservadores de “haber fracasado” en su gestión del Brexit, y lamentó que el Reino Unido avance ahora “hacia una tormenta política y constitucional” y pidió incluso una moción de censura contra el Gobierno de Johnson.

De concretarse esta moción, el laborista dijo que convocaría a unos comicios generales para dar a los ingleses la oportunidad de decidir sobre el Brexit.

Johnson llegará a Francia para abordar el Brexit con Macron

El jueves 22 de agosto, Boris Johnson será recibido en el Elíseo por el presidente francés Emmanuel Macron, que hasta el momento ha sido un defensor de una línea más dura que Angela Merkel sobre el Brexit frente a Londres.

Macron adelantó que le pediría “aclaraciones” a Johnson. El mandatario considera que sus peticiones de renegociación no son “una opción posible”. No obstante pidió que as negociaciones se lleven a cabo en un tono amistoso.

La gira diplomática del primer ministro británico concluirá en Biarritz (suroeste de Francia) con la primera participación del dirigente británico en la cumbre del G7, que estará marcada por una reunión con el presidente estadounidense, Donald Trump, ferviente defensor de un Brexit sin concesiones.

Más de tres años después de que el Reino Unido votara para renunciar a la Unión Europea, todavía no está claro en qué términos la segunda economía más grande del bloque abandonará el grupo al que se unió en 1973.

 

Por Santiago Aristia

Fuente: france24.com

Anuncios