Tras un primer intento fallido, la nave Soyuz logró acoplarse a la Estación Espacial Internacional este martes 27 de agosto sin tripulación humana.

El androide Fedor lo consiguió: sin ningún tripulante humano a bordo, acopló con éxito la nave rusa Soyuz MS-14 a la Estación Espacial Internacional (EEI). Es la segunda vez que intenta la operación, después de que el primer intento resultara fallido el pasado sábado.

“Mis disculpas por el retraso. Me quedé atrapado en un atasco. Estoy preparado para proseguir con el trabajo”, escribió el androide en su cuenta de Twitter, donde notifica sus avances.

La nave Soyuz atracó en el módulo ruso Zvezdá de la EEI a las 06:08 horas de Moscú (03.08h GMT), cinco minutos antes de lo previsto. Desde el sábado, la Soyuz tuvo que esperar durante 72 horas a unos 30 metros de seguridad de la Estación.

La espera fue tensa, ya que si la nave no lograba acoplarse a la EEI en unos pocos días, cabía la posibilidad de que tuviera que ser hundida en el océano.

La misión del androide es realizar experimentos para conseguir información

La misión del androide es realizar diversos experimentos y recoger información para la agencia espacial rusa, Roscosmos. Además, está previsto que avance algunos de sus descubrimientos en la cuenta de Twitter dedicada a divulgar sus movimientos, como si fuera el mismo androide hablando.

El robot se llama oficialmente FEDOR, el acrónimo de Objeto de Muestra Experimental Final por sus siglas en inglés (Final Experimental Demonstration Object). Sin embargo, la prensa y la sociedad civil rusa lo rebautizó Fiódor por su similitud con este nombre de pila ruso.

La Soyuz, donde viaja Fiódor, fue lanzada el pasado jueves 22 de agosto desde el cosmódromo de Baikonur, en Kazajistán. Se prevé que permanezca en la EEI durante 14 días, tras los cuales regresará a la Tierra.

Sin embargo, se espera que el androide regrese a la estación en 2021 para intentar realizar una caminata en el espacio exterior.

El éxito de la misión de Fiódor es especialmente relevante ya que determinará cuán lejos se puede llegar en las misiones espaciales con androides en vez de tripulaciones humanas. Por ejemplo, el robot podría ser el primer androide en viajar a la Luna.

 

Fuente: france24.com