La guerra en Siria “realmente ha terminado” dijo el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, en una entrevista con el periódico ruso Trud.

“El país está volviendo gradualmente a una vida normal y pacífica. Focos de tensión aislados solo permanecen en territorios no controlados por el Gobierno de Siria, como Idlib y la orilla oriental del Éufrates”, detalló el canciller.

Según él, predominan las tareas para proporcionar asistencia humanitaria a Siria y para “avanzar en el proceso político para resolver la crisis y lograr una estabilización confiable y a largo plazo en este país, así como en la región de Oriente Medio en su conjunto”.

El conflicto armado en Siria ha estado en curso desde 2011. En agosto de 2015, el presidente Bashar Asad se dirigió a Rusia con una solicitud de asistencia militar. El 30 de septiembre de 2015 las Fuerzas Aerotransportadas rusas comenzaron los ataques aéreos contra la infraestructura terrorista en Siria.

A finales de 2017, se anunció una victoria sobre el grupo terrorista Estado Islámico, prohibido en Rusia y otros países. En la actualidad, han pasado a primer plano la normalización política, la restauración de Siria y el regreso de los refugiados.

 

Fuente: sputniknews.com

Anuncios