Un juez federal desestimó este lunes la demanda del presidente Trump que intentaba impedir que el fiscal de Manhattan obtuviera las declaraciones de impuestos del presidente, como parte de una investigación sobre los pagos presuntamente irregulares durante la campaña de 2016.

Como consecuencia, el fiscal de distrito Cyrus Vance puede hacer cumplir una citación judicial que envió a los contadores de Trump para que entreguen los documentos, aunque los abogados adelantaron que apelarán la medida.

Los defensores de Trump habían argumentado que el cargo de presidente lo hacía inmune a cualquier investigación de cualquier fiscal, sin embargo, el juez Víctor Marrero rechazó tajantemente el planteo. En su fallo de 75 páginas, la calificó de “repugnante” y explicó: “Este Tribunal no puede respaldar una afirmación tan categórica e ilimitada de la inmunidad presidencial frente a los procesos judiciales”.

Vance está investigando los pagos hechos en las últimas semanas de la campaña de 2016 a dos mujeres que dijeron que habían tenido relaciones íntimas con Trump años antes. El ex abogado de Trump, Michael Cohen, se declaró más tarde culpable de violaciones a las leyes federales de finanzas de campaña por arreglar esos pagos, y dijo que había sido reembolsado por la Organización Trump, de la cual el presidente aún es dueño. Posteriormente, los fiscales federales concluyeron su investigación sobre esos pagos sin acusar a nadie más allá de Cohen.

Ahora, la oficina de Vance está investigando para ver si alguna ley estatal fue violada. Sus citaciones pedían ocho años de declaraciones de impuestos de Trump y sus negocios, así como otros documentos. Los documentos impositivos, que revelarían la verdadera situación financiera, han traído más de un dolor de cabeza al magnate republicano, quien es el primer presidente en varias décadas en no compartir esta información, pese a que lo prometió durante la campaña electoral.

El mandatario se pronunció en Twitter tras la noticia, con críticas a la oposición.

Según sostuvo, los demócratas “radicales” han “fallado en todos los frentes, entonces ahora están impulsando” a los fiscales para ir tras él. “Algo como esto nunca le ha pasado a ningún presidente antes. ¡Ni de cerca!”, se quejó.

La decisión marcó un revés clave para Trump, que ha adoptado un enfoque poco ortodoxo y agresivo para luchar contra las investigaciones de los fiscales y las comisiones del Congreso que han buscado sus declaraciones de impuestos y documentos financieros.

Los jueces ya han fallado en contra de Trump dos veces en otro caso, pero esas demandas todavía están atadas en apelaciones en Nueva York y Washington, y las citaciones no se han hecho cumplir.

 

Fuente: infobae.com