Las autoridades venezolanas impidieron el lunes la entrada al país al columnista de Clarín, John Carlin. El periodista de origen británico fue declarado “inadmitido” y posteriormente deportado desde el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, en Caracas.

“Nuestro invitado John Carlin no pudo ingresar a Venezuela, fue declarado inadmitido y en consecuencia informamos a todos nuestros invitados a los distintos eventos, que los mismos se encuentran suspendidos”, informaron los organizadores de la visita de Carlin a Venezuela en un comunicado.

El equipo organizador explicó a Efe que el británico arribó a Venezuela en la tarde y abandonó el país cerca de las 23.00 GMT luego de varios intentos sin éxito por demostrar a las autoridades migratorias sus razones para querer ingresar.

“Encontramos inexplicable esa decisión toda vez que invitamos al Sr. Carlin para promover los valores de tolerancia y la importancia de la negociación para resolver conflictos a la luz de su experiencia en Sudáfrica y su amistad con Nelson Mándela”, agrega el comunicado.

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) condenó la deportación y responsabilizó por ello al gobierno de Nicolás Maduro.

“El régimen de Nicolás Maduro le niega el ingreso al país a John Carlin, periodista y escritor, autor del libro Factor Humano. Fue declarado inadmitido. Otra ilegal deportación que atenta contra la libertad de expresión y el debate plural de las ideas”, expresó el ente en Twitter.

Carlin, ganador del premio Ortega y Gasset, es famoso entre otros trabajos por haber escrito el libro El Factor Humano, que sirvió de base para la película Invictus, que se enfoca en la selección nacional de rugby tras la abolición del sistema segregacionista en Sudáfrica.

Para su visita a Venezuela tenía previstas reuniones privadas con dirigentes políticos, periodistas, y una actividad pública para hablar sobre transición política y social en Sudáfrica.

John Carlin: “Me dijeron ‘usted está inadmitido'”

En una entrevista a Radio Mitre, Carlin contó qué pasó exactamente en ese aeropuerto del país caribeño. “Nunca he viajado tan lejos por tan poco en mi vida”, dijo con cierto tono de humor.

El periodista salió el lunes a las 6 de Londres y llegó a Caracas a las 15, horas locales. “Hice la fila en migración, apareció un policía, se llevó mi pasaporte a una oficina. Me mantuvieron ahí unos 20 minutos, luego otros dos jóvenes policías se me acercaron y me dijeron ‘usted está inadmitido’. ‘Inadmitido’, fue la palabra que usaron”, recordó.

“Me llevaron a la sala de embarque donde estaba el avión de Iberia en el que yo acaba de llegar y fueron a hablar con el personal de la aerolínea para ver si me podían subir al vuelo que salía para Madrid cuatro horas más tarde”, sostuvo.

Efectivamente, cuatro horas después Carlin estaría por salir hacia la capital española. Aún sorprendido por lo que le había ocurrido, miembros de la tripulación le entregaron su pasaporte. Dentro del documento oficial venía un “papelito”. “Decía que me negaron la entrada porque daría una conferencia sin la visa necesaria”, señaló el periodista y agregó indignado: “Es un absurdo que me hace pensar que hay otros motivos que desconozco”.

Carlin aseguró que fue invitado por un “grupo que se dedica a resolución de conflictos”. “Esa gente me organizó un viaje en el que iba a ver a delegaciones del Gobierno y de la oposición, iba a entrevistar al canciller y era posible que viera a Maduro y a Juan Guaidó, tenía el visto bueno de la cancillería (…) Yo iba a hablar de mi experiencia en procesos de paz y diálogo y principalmente sobre Mandela, que es mi especialidad”, indicó.

La experiencia de Lanata

En julio de 2017, el periodista de PPT, Jorge Lanata, fue deportado de Venezuela. El conductor llegaba al país para cubrir la polémica votación de la Asamblea Nacional Constituyente.

Tras regresar a Buenos Aires, el periodista se refirió a la experiencia vivida. “Hay una guerra civil con armas de un solo lado, y es complejo porque tampoco sabés si ese lado es solo uno o son muchos”, dijo y agregó: “La gran mayoría del país es tomada de rehén por quienes tienen las armas”.

En ese sentido, aseguró: “Venezuela es una dictadura militar. Fue fundada por el general (Hugo) Chávez y tiene militares en cargos de gobierno. O sea, hay un poder del ejército insólito para un país normal. Hasta manejaron la embajada paralela en la epoca de De Vido y se encargan del narcotráfico”.

 

Fuente: tn.com.ar