La operación ‘Peace Spring’ (Fuente de paz) impacta a las milicias kurdas que han ayudado a EE. UU. a combatir el grupo Estado Islámico. Tras la retirada de las tropas estadounidenses del territorio sirio, los ataques turcos se hicieron realidad.

La apertura de un nuevo capítulo de violencia en Siria es inminente. Varias explosiones con ataques aéreos fueron reportadas en la ciudad fronteriza de Ras al Ain, noreste de Siria, este 9 de octubre. Al otro lado de la frontera, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan confirmó el inicio de la ofensiva, con el respaldo de rebeldes sirios que se oponen a Damasco.

La milicia kurda de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) son el objetivo principal de la operación militar dirigida desde Ankara.

“Nuestras Fuerzas Armadas turcas, junto al Ejército Nacional Sirio, lanzaron la Operación #FuenteDePaz contra el PKK / YPG y las organizaciones terroristas de ISIS en el norte de Siria. Nuestro objetivo es destruir el corredor del terror que están tratando de establece en nuestra frontera sur y traer paz a la región”, anunció el presidente de Turquía por medio de Twitter.