Lev Parnas e Igor Fruman, vinculados a Rudy Giuliani, fueron detenidos por donación ilegal a una asociación de candidatos Pro-Trump. Los arrestados habrían presionado a las autoridades ucranianas para conseguir información sobre los Biden.

Después de los arrestos de los empresarios Lev Parnas e Igor Fruman, vinculados a Rudy Giuliani, abogado personal de Donald Trump, el presidente de EE. UU. aseguró que no conocía a los detenidos, a pesar de que existen fotos donde aparece junto a ellos: “No conozco a esos hombres. Es posible que tenga una foto con ellos porque tengo con todo el mundo”.

Los dos empresarios fueron detenidos este 10 de octubre por conspiración, falsedad de documentos y financiación ilegal a candidatos políticos estadounidenses con el fin de ganar influencia, según anunciaron las autoridades judiciales.

Los arrestados están acusados por la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York de “conspirar para eludir las leyes federales contra la influencia extranjera al participar en un plan para canalizar dinero extranjero a los candidatos a cargos federales y estatales para que los acusados pudieran comprar influencia potencial con candidatos, campañas y los gobiernos de los candidatos”.

Además de los dos empresarios vinculados a Giuliani, también están acusados otros dos hombres. Se trata de David Correia y Andrew Kukushkin.

Parnas y Fruman están acusados de mentir a la Comisión Electoral Federal, conspiración y falsificación de documentos

Según los Fiscales Federales de Manhattan, Parnas y Fruman, desde 2018, hicieron donaciones ilegales a candidatos políticos, llegando a contribuir con 325.000 dólares a American First Action, un grupo de apoyo de candidatos pro-Trump. También ayudaron a que un empresario ruso anónimo destinase un millón de dólares a la campaña del magnate estadounidense.

La acusación establece que los empresarios buscaban conseguir influencia política para beneficiar sus intereses personales, así como lograr que el desconocido empresario ruso entrase en el mercado de la marihuana recreativa en Estados Unidos, además de beneficiar los intereses de altos cargos ucranianos.

Según las autoridades, los aportes los hacían desde una empresa de gas llamada Global Energy Producers (GEP), aunque esta, según las pesquisas, no desarrollaba ninguna actividad. Las contribuciones desde la compañía les permitían hacer donaciones de dinero extranjero, las cuales están prohibidas en EE. UU.

Los fiscales también explicaron que Parnas y Furman mantuvieron contactos con un congresista estadounidense para conseguir destituir a la embajadora de EE. UU. en Ucrania, Marie Yovanovitch. La fiscalía explica que la voluntad de cesar a la diplomática respondía a una petición de miembros del entonces gobierno de Ucrania.

Parnas y Fruman están acusados de mentir a la Comisión Electoral Federal, así como de conspiración y falsificación de documentos para defraudar al país. El juez dictaminó prisión provisional hasta que cumplan con distintas condiciones, como abonar un millón de dólares cada uno, entregar sus pasaportes, portar una localización GPS y cumplir detención domiciliaria.

Según fuentes de Reuters, los acusados fueron detenidos en el aeropuerto de Dulles, a las afueras de Washington, Estados Unidos, cuando planeaban volar, sin billete de vuelta, a Viena, Austria, en la noche del 9 de octubre.

¿Qué relación tienen los detenidos con el presidente Donald Trump?

Lev Parnas es un empresario de origen ucraniano; mientras que Igor Fruman es bielorruso. Ambos están establecidos en Florida, Estados Unidos y según distintas fuentes, ayudaron a Giuliani a llegar a los principales círculos políticos de Ucrania.

Con los aportes para la campaña de reelección de Donald Trump, que rondan el medio millón de dólares, los empresarios se acercaron al Partido Republicano y hasta el propio presidente, con el que se vieron en el hotel de Mar-a-Lago en Florida, Estados Unidos, según fuentes de AP.

La relación que mantienen con el entorno de Trump les convierte en testigos importantes en la investigación con miras a juicio político contra el presidente. Al parecer, según reconoció a Reuters, el propio Giuliani, Parnas y Fruman le ayudaron a conseguir información de los negocios en Ucrania del posible rival demócrata de Trump, Joe Biden, así como de su hijo Hunter.

Estaba previsto que Parnas, en el marco del ‘impeachment’, declarase en la Cámara de Representantes durante el 10 de octubre, mientras que Fruman lo hiciera el 11 de octubre. Sin embargo, no había esperanzas de que ninguno de los dos apareciese voluntariamente.

Las detenciones son un nuevo golpe para la Casa Blanca después de que se conocieran las presiones que ejerció a Volodímir Zelenski, su homólogo en Ucrania, para que este investigase los negocios de los Biden.

 

Por Lluís Muñoz Pandiella

Fuente: france24.com

Anuncios