La Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (Adepa) manifestó su “enérgico rechazo” al informe elaborado por la Comisión de la Memoria (CPM) de la Provincia de Buenos Aires, en relación con la denominada causa D’Alessio, y en el que se intenta vincular a periodistas con la realización de tareas de “inteligencia ilegal”.

El repudio de Adepta tiene relación con el reporte que presentó a la Justicia la CPM, que presidente Adolfo Pérez Esquivel, donde señalaban que de las comunicaciones del falso abogado “emergen indicios de una posible interacción de inteligencia ilegal” con periodistas y medios de comunicación. En ese sentido, también apuntaba que D’Alessio “instaba a diferentes periodistas a que la información colectada y analizada de manera ilegal sobre sus ‘blancos’ de investigación fuera publicada”. En el escrito se mencionan charlas con Daniel Santoro, Jorge Lanata, Luis Majul, Gustavo Grabia, Nicolás Wiñazki, Rodrigo Alegre, Rolando Graña y Guillermo Laborda, entre otros.

“Como ha dicho Adepa, pretender que un organismo gubernamental audite la tarea periodística contradice la esencia misma de la libertad de prensa, vulnera la Constitución Nacional y desconoce los tratados internacionales”, aseguraron al respecto y consignaron: “Tanto la solicitud de dicho informe por el juez Alejo Ramos Padilla como la elaboración del mismo por la Comisión, constituyen peligrosos precedentes contra la libre expresión y el ejercicio profesional del periodismo”.

Adepa tildó de “insólito” al informe y subrayó que con él se busca “establecer interacciones y motivaciones de diversos periodistas para vincularlos con operaciones de inteligencia ilegal, desconociendo el oficio del periodismo y sus herramientas más elementales”. Por esa razón, consideró que “las cuestionables especulaciones del informe” configuran “un hecho lamentable del que no se recuerdan antecedentes en democracia”.

En el informe, de 200 páginas se menciona a los periodistas y se llega a hablar de una “posible interacción de inteligencia ilegal con periodistas y medios”. Sin embargo, el informe no incluye los descargos de los profesionales ni señala que en los chats del falso abogado Marcelo D’Alessio sólo se leen pedidos de información sobre causas judiciales en las que se investigan casos de corrupción en el Estado. “Lo que no implica en absoluto ‘tareas de inteligencia'”, apuntaron desde Adepa.

“En el caso del periodista Santoro, el informe considera que no sólo recibió sino que también envió ‘información sensible’ al falso abogado. Santoro explicó que lo que envió es un informe de antecedentes comerciales -de carácter público- de un ex-directivo de PDVSA para verificar quién era, porque el nombre estaba mal escrito”, concluyeron.

 

Fuente: tn.com.ar