El kirchnerismo volvió a bloquear hoy en el Parlamento del Mercosur el debate de un proyecto que pide que el organismo deliberativo haga propio el informe de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, que denuncia las graves violaciones a los derechos humanos por parte del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

El Parlasur sesionó este lunes en Montevideo, y como pasó hace quince días, la representante argentina de Cambiemos, María Luisa Storani, volvió a reclamar la habilitación del debate del “informe Bachelet”. Fue luego de que el cuerpo aprobara sendas declaraciones sobre la situación de Ecuador, y del pueblo kurdo.

Pero, al igual que sucedió hace dos semanas, los parlamentarios argentinos del bloque del Frente para la Victoria, junto a algunos uruguayos del Frente Amplio y brasileños del PT, bloquearon la iniciativa.

Storani denunció la situación como “vergonzosa y una muestra del doble estándar del kirchnerismo. Una vez más volvieron a poner la reunión de Comisión de Derechos Humanos a las dos de la tarde cuando el cuerpo terminaba de sesionar. Rechazaron el proyecto (de resolución) por no tener despacho pero los otros temas tampoco lo tenían y se aprobaron. No pedí aprobarlo, sino simplemente habilitar el debate”, expresó la diputada a Clarín esta tarde, minutos antes de subirse al Buquebus para retornar a Buenos Aires.

El presidente del Parlasur es el frenteamplista Daniel Caggiani. En la sesión de este lunes no participaron venezolanos. La mayoría son opositores a Maduro y fueron elegidos en 2015, “pero no los dejan salir del país y si lo consiguen tienen grandes dificultades para costearse los pasajes e ir a denunciar a Montevideo”, expresó Storani.

El informe Bachelet es de junio pasado, luego de una visita que encabezó al país la dos veces presidenta socialista de Chile. En su misión entrevistó a más de 500 víctimas y testigos.

Concluyó que en Venezuela se han cometido “numerosas violaciones a los derechos humanos”. Aunque no da por probados los supuestos homicidios perpetrados por las fuerzas de seguridad, el informe afirma que “miles de personas, principalmente hombres jóvenes, han muerto en supuestos enfrentamientos con fuerzas estatales en los últimos años”.

Sobre cifras del propio gobierno venezolano, menciona para 2018, 5.287 muertes, supuestamente por “resistencia a la autoridad”. Y del 1° de enero al 19 de mayo de este año, otras 1.569 personas asesinadas.

“Existen motivos razonables para creer que muchas de esas muertes constituyen ejecuciones extrajudiciales perpetradas por las fuerzas de seguridad, en particular la FAES”, señaló la Alta Comisionada, que puso el foco en el rol de estas Fuerzas Especiales de la policía bolivariana. A comienzos de julio a Rufo Antonio Chacón, de 16 años, la policía lo dejó sin ojos por disparos de perdigones a quemarropa, cuando el adolescente protestaba por la falta de gas en su comunidad.

Desde julio que presentó el proyecto, Storani viene insistiendo sin éxito en que el Parlamento del Mercosur haga propio -o al menos debata- el informe Bachelet.

La cuestión Venezuela fue un punto de cruce en el debate presidencial de este domingo. El presidente Mauricio Macri sostuvo que frente a los que sucede, “la neutralidad es avalar la dictadura”, y acusó al candidato del Frente de Todos de tener “dobles discursos”.

Alberto Fernández replicó advirtiendo que el Gobierno argentino “está preparando la ruptura de relaciones para poder intervenir” militarmente en el país caribeño.

 

Por Guido Braslavsky