El banco suizo CBH Compagnie Bancaire Helvetique SA, con sede en Ginebra, fue la institución financiera que permitió transferencias de millones de dólares entre el exministro de alimentos de Venezuela, Carlos Osorio y Naman Wakil, quien obtuvo grandes contratos para suministrar carne al país suramericano.

Fiscales de Estados Unidos investigan los turbios contratos que favorecieron a Wakil, como parte de una amplia investigación de la corrupción venezolana. Un reportaje de la agencia de noticias Bloomberg reveló que en plena escasez de alimentos y crisis en Venezuela, familiares de Osorio habrían recibido unos USD$ 5,9 millones por los contratos de carne.

Las investigaciones señalan que el banco suizo «se multiplicó por ocho desde 2006» debido a que los clientes venezolanos, ganaron millones haciendo negocios con el régimen y utilizaron la entidad financiera para ocultar el dinero.

Según economistas, la corrupción de los regímenes de Hugo Chávez y Nicolás Maduro desvió al menos USD$ 385 mil millones en fondos públicos solo desde 2003 hasta 2015.

De acuerdo con El Confidencial, «si el expolio anual en estos últimos años ha sido de 20 000 millones de dólares, esa cantidad supone el 20,7 % del producto interno bruto de Venezuela».

Explica Bloomberg que los fiscales estadounidenses están investigando al menos a cinco venezolanos que ingresaron dinero a CBH y que son sospechosos de corrupción.

Y es que aunque el banco en sí no es investigado por los casos ligados a actos de corrupción, sus clientes venezolanos si han aparecido en casos penales de EE.UU. desde 2010; de hecho, de acuerdo con las indagaciones la entidad financiera también tuvo empleados que trabajaron con abogados en Panamá y Luxemburgo para establecer empresas para los clientes.

Un banco o «una lavadora»

El CBH se habría convertido en refugio monetario de decenas de venezolanos involucrados en millonarios casos de corrupción; tal es el caso del extesorero nacional venezolano Alejandro Andrade, quien se declaró culpable por aceptar más de USD$ 1 000 millones en sobornos, incluidos decenas de millones de fondos extraídos de una cuenta de CBH para comprar aviones privados y cubrir gastos relacionados con su caballos, de acuerdo con una declaración de hechos adjunta a su acuerdo de culpabilidad.

Lo mismo hizo Raúl Gorrín, uno de los testaferros de Nicolás Maduro quien habría ocultado en Suiza USD$ 5 600 millones de la corrupción chavista.

Las investigaciones señalan que Gorrín movió entre 2011 y 2013 no menos de 5 600 millones de dólares procedentes de caudales públicos de Venezuela.

Él y su socio Gustavo Perdomo eran los últimos beneficiarios de 10 cuentas en los bancos EFG Bank de Zurich y Compagnie Bancaire Helvétique (CBH) de Ginebra, desde donde se recibieron y ordenaron cientos de transferencias millonarias.

Otro empresario que habría movido millones de dólares del chavismo a través del banco suizo es Danilo Díazgranados. Memorias internas de la entidad suiza de banca privada CBH datadas en 2011 y 2013 señalan que trabajó durante varios años en la intermediación con los autoridades venezolanas y varios bancos.

 

Fuente: panampost.com