El Gobierno turco calificó este domingo (20.10.2019) de “infundada” la acusación formulada por Amnistía Internacional (AI) de que las tropas turcas y sus aliados han cometido crímenes de guerra durante su ofensiva contra los kurdos en Siria, y ha denunciado que forma parte de una “campaña de difamación”.

“Consideramos esas acusaciones sin fundamento como parte de una campaña de difamación en curso contra nuestros esfuerzos para contrarrestar la amenaza terrorista que parte de Siria y apunta a la seguridad nacional de Turquía”, afirmó el Ministerio de Exteriores en un comunicado.

La ONG Amnistía Internacional (AI) acusó el pasado viernes a las fuerzas turcas y a los grupos sirios proturcos de cometer crímenes de guerra durante la ofensiva lanzada el pasado día 9 contra los kurdos en el norte de Siria.

“Las fuerzas militares turcas y sus aliados han mostrado una completa y cruel desconsideración por las vidas de los civiles, lanzando ataques mortales ilegales en áreas residenciales que han matado y herido a civiles”, indicó el secretario general de AI, Kumi Naidoo, en un comunicado.

Ante esa acusación, Turquía aseguró este domingo que la ofensiva militar sólo tiene como objetivo a los miembros e infraestructuras de las YPG, las milicias kurdosirias que Ankara considera terroristas por su vínculos con el PKK, la guerrilla kurda que lleva décadas enfrentándose al Estado turco.

Turquía también reclama a AI que investigue lo que considera son “crímenes documentados” cometidos por las milicias kurdosirias.

El pasado jueves se acordó un alto el fuego entre Turquía y Estados Unidos que da a las YPG plazo hasta el martes para retirarse de una franja de 30 kilómetros desde la frontera turca.

 

Fuente: dw.com

Anuncios