El disparo del economista liberal al candidato del Frente de Todos fue tan certero que el mismo Mauricio Macri, que necesita desdibujar a sus competidores del segmento antikirchnerista, no tuvo otra opción que citar a José Luis Espert. La pregunta capciosa del autor de La Argentina devorada terminó siendo uno de los puntos más comentados del debate a presidente, a una semana de las elecciones del 27 de octubre:

«A la luz de los procesamientos, a la luz de las denuncias, parecería ser que durante el kirchnerismo más que un Gobierno hubo una asociación ilícita. ¿Usted no vio nada o fue cómplice de eso?», manifestó el economista haciendo uso de una de sus breves intervenciones de medio minuto.

«Voy a ser breve, Espert», respondió ofuscado e incómodo Fernández. «Cuando tuve diferencias renuncié y me fui a mi casa». Para salir del paso aclaró que nunca fue citado a la justicia luego de salir del Gobierno de Cristina Kirchner y aprovechó las causas judiciales de Macri para chicanear al presidente.

Pero lo que a simple vista pudo haber sido interpretado como la clásica respuesta evasiva de debate, al revisarla apareció algo que se terminó convirtiendo en un dolor de cabeza para Fernández. Con el correr de las horas, las redes sociales se hicieron eco de las palabras textuales del candidato del Frente de Todos, con la pregunta obligada: Si Espert preguntó si no vio hechos de corrupción y el compañero de Cristina respondió diciendo que se fue a su casa cuando tuvo «diferencias»…¿Quiere decir que renunció a la jefatura de Gabinete porque sí vio corrupción? Si es así, Fernández podría tener que dar explicaciones, incluso ante la justicia ante alguna presentación legal.

El antecedente contra Abal Medina

La situación que le tocó vivir a Fernández anoche tiene un antecedente televisivo en el programa Animales Sueltos. Allí, Espert increpó a Juan Manuel Abal Medina, que ocupó el mismo cargo que él actual candidato a presidente. Corría abril del año pasado cuando el economista liberal le consultó al exfuncionario si no vio lo que estaba haciendo «el Gobierno delincuencial» de Kirchner. En medio de la catarata de denuncias de corrupción, Abal Medina decidió responder que no estaba de acuerdo con la apreciación de Espert, evitando la incómoda pregunta sobre si vio algo o no. Ante las evasivas del dirigente peronista, el economista insistió y le consultó si no se le caía «la cara de vergüenza». La incomodidad y el fastidio de Abal Medina hicieron que el video del segmento del programa se vuelva viral, de la misma manera que ocurrió anoche en el debate presidencial.

 

Por Marcelo Duclos

Fuente: panampost.com

Anuncios