Antes de la audiencia de extradición de hoy en el Tribunal de Magistrados de Westminster, Massimo Moratti, Director Adjunto de Amnistía Internacional para Europa, dijo:

“Las autoridades británicas deben reconocer los riesgos reales de serias violaciones de derechos humanos que Julian Assange enfrentaría si fueran enviados a los Estados Unidos y debe rechazar la solicitud de extradición. El Reino Unido debe cumplir con el compromiso que ya asumió de que no sería enviado a ningún lugar donde pudiera enfrentar tortura u otros malos tratos.

“El Reino Unido debe cumplir con sus obligaciones en virtud del derecho internacional de los derechos humanos que prohíbe la transferencia de personas a otro país donde enfrentarían graves violaciones de los derechos humanos. Si Julian Assange fuera extraditado o sometido a cualquier otra transferencia a los Estados Unidos, Gran Bretaña estaría incumpliendo estas obligaciones “.

 

Fuente: amnesty.org.au