Julian Assange apareció en una corte británica el lunes para luchar contra la extradición por cargos de espionaje, y su abogado acusó a los Estados Unidos de un complot extraordinario para “secuestrar y dañar” al fundador de WikiLeaks.

Assange, de 48 años, se había afeitado la espesa barba blanca y levantó el puño desafiando a los partidarios de la Corte de Magistrados de Westminster.

Su abogado, Mark Summers, acusó a los Estados Unidos de “entrometerse” en las conversaciones entre Assange y sus abogados mientras estaba escondido en la embajada de Ecuador en Londres.

Incluso afirmó que había habido “hombres encapuchados entrando en las oficinas” como parte de “planes para secuestrar y dañar” a Assange, según Sky News.

Summers le dijo a la corte que necesitaba más tiempo para la cantidad “gigantesca” de preparación necesaria para combatir la extradición de Assange a los Estados Unidos, donde enfrenta el uso “sin precedentes” de cargos de espionaje contra un periodista.

Sin embargo, la jueza Vanessa Baraitser rechazó la solicitud de retrasar su audiencia de extradición, que actualmente está programada para cinco días en febrero, dijo Sky News.

Se espera que el caso demore meses en resolverse, y cada parte puede presentar varias apelaciones.

Las autoridades estadounidenses acusan a Assange de planear con el ex analista de inteligencia del Ejército Chelsea Manning para hackear una contraseña para una computadora clasificada del gobierno.

Assange, que a principios de este año llamó la atención con su espesa barba blanca estilo David Letterman, estaba afeitado y vestido con un suéter azul y una chaqueta deportiva. Leyó su nombre a la corte cuando se le preguntó y dio su fecha de nacimiento.

La galería pública estaba repleta de seguidores de Assange, incluido el ex alcalde de Londres, Ken Livingstone, y fuera del juzgado, otros portaban pancartas pidiendo la liberación de Assange.

Assange ha estado en la prisión de Belmarsh en las afueras de Londres mientras se desarrolla el caso de extradición. Se enfrenta a una serie de cargos graves, incluido el espionaje, pero afirma que es un periodista con derecho a la protección de la Primera Enmienda.

 

Por Lee Brown

Fuente: nypost.com