Así lo informaron fuentes oficiales y humanitarias este lunes (21.10.2019). El portavoz de la ONG Norwegian Refugee Council (NRC) en Irak, Tom Peyre-Costa, señaló este lunes que, hasta el momento, 4130 sirios han sido acogidos en el campo de Bardarash, en la provincia de Dohuk, desde que comenzaron a cruzar los pasos fronterizos el pasado 14 de octubre.

Ayer, unos 1.000 pasaron del territorio kurdosirio, que no está reconocido por Damasco, hacia el Kurdistán iraquí, indicó en la madrugada de este lunes el Centro Conjunto de Coordinación de Crisis perteneciente al Ministerio de Interior kurdoiraquí en su cuenta de Twitter.

El centro advirtió que “la situación es impredecible” y que el campo de Bardarash “pronto estará repleto” dado el número de desplazados internos en el Kurdistán sirio.

70.000 niños dejaron sus hogares

La ONU cifra en al menos 165.000, entre ellos 70.000 niños, los civiles que han dejado sus hogares en el territorio kurdosirio, según el último cómputo actualizado hace tres días.

Sin embargo, Peyre-Costa indicó que aunque la capacidad del campo llegue a su límite, este “puede ser ampliado”.

El pasado 17 de octubre, el director general del centro de crisis del Kurdistán iraquí, Hoshang Mohamed, señaló que el Kurdistán iraquí cuenta ya con más de un millón refugiados y desplazados internos, el 20 % de ellos están repartidos en 38 campos, según un comunicado del Gobierno regional kurdo.

Las autoridades kurdoiraquíes esperan la llegada de 250.000 refugiados procedentes del Kurdistán sirio, aunque sin precisar en qué periodo de tiempo.

NRC estima en 60.000 los sirios que cruzarán de aquí a enero huyendo de la ofensiva turca, que comenzó el pasado 9 de octubre contra las milicias kurdosirias, a las que Ankara considera “terroristas”, con el fin de establecer una franja fronteriza en el norte de Siria para reasentar a dos millones de refugiados sirios que Turquía acoge.

Desde el pasado jueves existe en el norte de Siria un acuerdo de alto el fuego, aunque no se ha cumplido en la ciudad fronteriza siria de Ras al Ain, que ayer fue cedida por los kurdosirios a los turcos en cumplimiento de la tregua.

Este martes, por la noche, expira el plazo dado por Turquía en ese pacto mediado por Estados Unidos para que las milicias kurdosirias se retiren de toda la franja fronteriza, que se extiende desde Ras al Ain hasta Tal Abiad.

El Kurdistán iraquí acoge actualmente a casi 250.000 refugiados, en su gran mayoría sirios, y a 790.000 desplazados internos, según el último informe del Ministerio de Interior kurdoiraquí.

La gran cifra de desplazados internos en esta región se debe a la ofensiva contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Mosul y las poblaciones cercanas, de las que huyeron muchos iraquíes, no kurdos, de diferentes comunidades religiosas, que buscaron un techo en el Kurdistán.

 

Fuente: dw.com