El presidente Jair Bolsonaro dijo el miércoles que el regreso de la ex presidenta Cristina Kirchner al poder pone en riesgo al bloque Mercosur​ y defendió que su país tenga “alternativas” en caso que el kirchnerismo vuelva a aplicar políticas de restricción al comercio con Brasil, como hizo en el pasado.

“Nosotros sabemos que el regreso de la gente del Foro de San Paulo y de Cristina Kirchner al gobierno argentino puede, sí, poner en riesgo a todo el Mercosur. Y si posiblemente pone en riesgo todo el Mercosur, repito, posiblemente, tienes que tener una alternativa en el bolsillo”, aseguró Bolsonaro a periodistas en Tokio, donde se encuentra como parte de una gira por cinco países asiáticos hasta fin de mes.

El mandatario brasileño sugirió que Brasil podría pedir una reunión con Paraguay y Uruguay en caso de que Argentina, con el kirchnerismo en el poder, vuelva a imponer limitaciones en el comercio regional.

“Lo que nosotros queremos es que Argentina continúe en el tema comercial en caso de que la oposición venza, de la misma forma de (el presidente Mauricio) Macri. En caso contrario, podemos reunirnos con Uruguay y Paraguay”, afirmó luego de una cena en la que participó el primer ministro Shinzo Abe.

Bolsonaro aludió así a la suspensión como miembro pleno del Mercosur de Paraguay decidida en el 2012, cuando Argentina ejercía la presidencia rotativa del bloque, y tras una cuestionada y súbita destitución por el Senado del entonces presidente izquierdista, Fernando Lugo, y su reemplazo por el vicepresidente Federico Franco, un liberal.

Casi simultáneamente con la suspensión de Paraguay, al que se acusó de violar la cláusula democrática del Mercosur, Argentina, Brasil y Uruguay decidieron el ingreso a la unión aduanera de Venezuela, gobernada por Hugo Chávez.

“Tenemos que contar siempre con lo improbable y prepararnos para reaccionar a posibles cambios”, indicó Bolsonaro, citado por reportes de los enviados brasileños a Japón.

El gobierno de Brasil, que impulsa una mayor apertura comercial del Mercosur recortando aranceles de importación, fijó la próxima cumbre de presidentes del bloque para los días 4 y 5 de diciembre, antes de la fecha de asunción de un eventual nuevo gobierno en Argentina.

Bolsonaro dijo que su gobierno no facilitará que grupos de izquierda formen lo que denominó como “una gran patria bolivariana como querían los gobernantes de esa época”. Por el contrario, indicó, “nuestra idea es abrir el mercado y hacer comercio con todo el mundo”.

También, y en referencia a las revueltas ocurridas los últimos días en Chile, Bolsonaro dijo que partidos de izquierda intentan desestabilizar gobiernos de centroderecha para volver al poder.

Previamente, en una reunión con empresarios brasileños en Japón, el ministro-jefe del Gabinete de Seguridad Institucional de la Presidencia de Brasil, el general Augusto Heleno, responsabilizó a grupos de izquierda por los incidentes ocurridos en Chile.

“En este momento en América del Sur estamos viviendo un período difícil, en que la izquierda radical, desesperada con la pérdida de poder, va a jugar todas sus fichas en la mesa para sublevar la vida de los países sudamericanos e intentar retornar al poder de cualquier manera”, dijo Heleno citado por O Globo.

Bolsonaro, también, dijo que conversó con su ministro de Defensa sobre la posibilidad de que Brasil enfrente movimientos parecidos a los que ocurren en Chile y que, en ese caso, las Fuerzas Armadas tienen atribuciones para “defender” al país para garantizar “la ley y el orden”.

 

Fuente: clarin.com

Anuncios