El primer ministro iraquí, Adel Abdul Mahdi, ordenó el despliegue de fuerzas especiales antiterroristas en las calles de Bagdad para frenar las protestas que han dejado un saldo de decenas de muertos y miles de heridos.

Según la agencia Reuters, un memorándum de Abdul Mahdi al jefe de la agencia antiterrorista da indicaciones precisas al respecto “y usar todos los medios necesarios para poner fin a las protestas contra el gobierno en la capital”.

El corresponsal de Al Mayadeen en Bagdad reportó que los agentes de seguridad dispersaron a los manifestantes en las orillas del río Tigris en la capital.

Mientras, el ministro del Interior, Yassin al-Yasiri, llamó a los manifestantes a preservar el carácter pacífico del  movimiento, subrayando que el objetivo de las fuerzas de seguridad es protegerlos.

 

Fuente: almayadeen.net

Anuncios