El gobierno de Evo Morales, quien se proclamó vencedor en las elecciones generales del pasado 20 de octubre, anunció que este 31 de octubre iniciará una auditoría de la OEA a las votaciones, que fueron calificadas de fraudulentas por la oposición.

La Organización de Estados Americanos (OEA) revisará el proceso electoral que le dio vía libre a Evo Morales para emprender su cuarto mandato, lo que lo llevaría a cumplir un total de 20 años en el poder. Su Gobierno anunció que se tratará de una auditoría vinculante.

Este miércoles 30 de octubre de 2019 arranca el acuerdo, con la firma de un pacto, vía electrónica, entre el Gobierno del país y la OEA, para que este jueves comience la “auditoría integral” con el objetivo de aclarar si hubo fraude, como denuncia el candidato opositor Carlos Mesa.

El ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, Diego Pary, señaló que la nación invita además a participar en los trabajos a países como España, México y Paraguay.

Pary informó que son 30 expertos los encargados de hacer la tarea de verificación sin interferir en la soberanía boliviana y sin afectar la independencia del órgano electoral.

Por su parte, Bolivia se comprometió a garantizar “todas las facilidades” a la OEA para verificar actas de votación, así como el acceso a instalaciones y estadísticas, y la supervisión de la cadena de custodia de votos y su conteo.

Los puntos de la auditoría

El canciller aseguró que espera que la auditoría resuelva “todas las dudas” y que una vez se complete la revisión y el documento, El informe vinculante para ambas partes será entregado al secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien lo trasladará a la administración el país.

Así mismo, Pary dijo que el candidato opositor Carlos Mesa acepta el procedimiento que para la administración tuvo “toda la transparencia”.

Los puntos del acuerdo son:

1. Bolivia garantizará el cumplimiento de la auditoría al cómputo de voto de las elecciones del 20 de octubre, así como la verificación de las actas, verificación del proceso, datos estadísticos y cadena de custodia.

2. Bolivia garantizará la correspondiente instrucción a sus autoridades para brindar a los expertos internacionales el acceso a las instalaciones e información que soliciten.

3. La auditoría se concentrará en la jornada electoral y las fases posteriores.

4. El equipo de expertos desarrollará la auditoría sin menoscabar la soberanía del Estado ni la independencia y autonomía del Órgano Electoral.

5. El equipo de expertos entregará un informe con el resultado de la auditoría al secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien lo enviará al Gobierno de Bolivia mediante vías diplomáticas.

6. El resultado del informe de auditoría será vinculante para las dos partes.

7. La auditoría iniciará el 31 de octubre. Cualquiera de las partes que firman el acuerdo (la OEA y el Gobierno de Bolivia) podrá dar por terminado el acuerdo sin necesidad de justificar la causa de su decisión.

Los comicios en duda

La oposición denunció fraude luego de que, el mismo día de las elecciones se suspendiera sorpresivamente el conteo rápido que inicialmente marcaba 45.28% para Morales y 38.16 % para Mesa, con el 83.76 % de los votos escrutados.

Cuando se reanudó la suma de papeletas, Evo Morales había aumentado la diferencia contra Carlos Mesa hasta llegar a obtener los 10 puntos porcentuales de ventaja que le era necesarios para proclamarse ganador en primera vuelta. En su momento Evo Morales se había mostrado confiado en su victoria pues, según él, hacía falta que llegaran “los votos del campo”.

En ese contexto Mesa rechazó la victoria otorgada a Evo Morales y denunció fraude electoral. Dichas denuncias mantienen totalmente dividido a un país que, desde el anuncio de los resultados oficiales de las elecciones, se ha visto afectado por choques entre seguidores y detractores del mandatario indígena, así como por llamados al paro generalizado y el bloqueo de carreteras en seis de los nueve departamentos del país. Campesinos y otras organizaciones afines al MAS (partido gobernante) han emprendido dichos bloqueos en lo que alegan es una defensa del voto rural.

Aunque la oposición sigue hablando de fraude y considera que la mejor opción para la nación sería anular los pasados comicios, Carlos Mesa aceptó en un primer momento la auditoría de la OEA. Un paso que fue saludado por el canciller Pary, después que este martes el gobierno invitara a Mesa a formar parte de la auditoría.

Horas después, el opositor convocó a una rueda de prensa y descartó de plano estar de acuerdo con el mecanismo entre el Gobierno boliviano y la OEA. “Nosotros no aceptamos la auditoria en los actuales términos, pactados unilateralmente”, recalcó Mesa.

 

Por Angela Gomez

Fuente: france24.com

Anuncios