Este edificio de 16 pisos, ubicado en la carrera 49 con calle 55A, en Medellín, es uno de los inmuebles que al parecer pertenecía a “la Terraza”. FOTO ESTEBAN VANEGAS

 

En la ciudad de Medellín, Colombia, se llevó a cabo uno de los mayores golpes contra las finanzas de una estructura dedicada al crimen organizado. Las autoridades le embargaron a La Terraza cerca de 378 bienes avaluados en casi ciento veinte millones de dólares (400 000 millones de pesos) producto de rentas ilícitas.

Luego de seis meses de investigación por parte de la Fiscalía General y la Dijin de la Policía Nacional, se logró dar el golpe identificando las propiedades que estaban a nombre de cabecillas, testaferros y familiares.

«Este el golpe más duro que se ha dado a una estructura criminal en la historia de Medellín en términos de recursos. Estamos ante la extinción de dominio más grande en la historia contra una banda criminal (…) no se trata solo de capturas, sino de ir detrás de la plata de las estructuras. Esto sí que les duele», indicó el alcalde Federico Gutiérrez.

Entre los bienes ocupados se encuentran, en su mayoría, bodegas, parqueaderos, locales comerciales, apartamentos, lotes, casas, empresas de inversión en el sector inmobiliario y un polígono de tiro deportivo. Según el fiscal general (e), Fabio Espitia, más de 300 bienes eran propiedad de Mauricio Alberto Zapata Orozco, alias Chicho, líder de La Terraza, quien fue capturado el pasado mes de abril y condenado a 12 años de prisión. Asimismo, en junio fue capturado su sucesor, alias Guasón.

La mayoría de las propiedades le servían a la organización delictiva de fachada para ejercer una fuerte presencia criminal y económica en la ciudad. Por ejemplo, cuatro edificios en el centro de Medellín, dos de ellos de al menos 16 pisos y uno a una cuadra de una Estación de Policía, demostraban su influencia económica. Otro inmueble que fue objeto de la medida judicial es una multinacional de cosméticos, reconocida por sus exportaciones a Perú, Honduras, Costa Rica y Canadá. Estas propiedades, que en su totalidad fueron selladas, pasarán a ser custodiadas y administradas por la Sociedad de Activos Especiales (SAE). Cabe destacar que cuando la organización criminal pretendía vender uno de sus inmuebles, lo hacía a mitad de precio.

Según la Fiscalía, alias Chicho representó la segunda generación de la organización que ha llevado a cabo un amplio trabajo de posicionamiento en el mercado del narcotráfico. Desde la muerte de Pablo Escobar, La Terraza se vinculó a organizaciones paramilitares, que eran dirigidas por Diego Fernando Murillo Bejarano, alias Don Berna.

 

Gutiérrez señaló que si hay algo que desestabilice a las organizaciones criminales es cuando les afectan las rentas con las que delinquen y con las que ostentan su poderío. Si bien La Terraza se presumía desaparecida, familiares y antiguos capos tomaron de nuevo el control.

«Desde 2004 influye en las comunas 3 (Manrique) y 4 (Aranjuez), al mando de alias Chicho. En la actualidad es una organización estructurada, responsable de asesinatos selectivos, extorsiones, secuestros y comercio de drogas en la modalidad de microtráfico, entre otros delitos», indicó la Fiscalía.

En 2018, las autoridades también propinaron un golpe al crimen organizado que opera en la ciudad. En un gran operativo se llevó a cabo la captura de Don Omar, cabecilla de la estructura La Convivir, que trabaja conjuntamente con La Terraza. En dicho operativo se ordenó la extinción de dominio de 34 bienes. Don Omar era el capo del microtráfico en el centro de Medellín. De acuerdo con el informe de la Policía Metropolitana, Don Omar es sospechoso de liderar una lucrativa plaza de vicio en un sector conocido como «el Bronx», ubicado en la Avenida de Greiff (calle 56), entre las carreras 52 y 57.

 

Por Andrés Fernandez

Fuente: panampost.com