El presidente francés espera aprovechar la rivalidad comercial de China con Estados Unidos para ampliar los acuerdos comerciales con el gigante asiático. El Elíseo aseguró que la situación de Hong Kong será mencionada “sin tabúes”.

En medio de una guerra comercial con Estados Unidos, China está buscando nuevos amigos. Uno de ellos podría ser el presidente francés Emmanuel Macron, que comenzó este 4 de noviembre una visita de tres días, primero en Shanghai y luego en Beijing.

“Entre amigos, siempre ofrecemos lo mejor, especialmente a un amigo que ha venido de lejos. Hay que darle la más cordial y cálida bienvenida”, comentó un alto funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhu Jing, parafraseando a Confucio. Esta es la segunda visita de Macron a China desde el comienzo de su mandato en 2017.

Más de 40 acuerdos comerciales en juego entre Francia y China

Tras su llegada a territorio chino, Macron asistió a una cena de gala con los demás líderes mundiales invitados a la inauguración de la II Feria de Importación de Shanghai, un acontecimiento anual organizado por el Gobierno chino para demostrar su intención de abrir su mercado.

Se espera que durante esta visita de Estado, se firmen unos 40 contratos, especialmente en los sectores de la aeronáutica, la energía y la agroalimentación. Francia espera así reequilibrar los acuerdos comerciales con China, que exporta al país europeo mucho más de lo que importa productos franceses. La diferencia entre ambos países es de casi 34.000 millones de dólares.

“Hong Kong y Xinjiang son parte de los asuntos internos de China”

Pero para Francia, cuidar su relación con el gigante asiático tiene un precio: está prohibido denunciar en voz alta y clara la situación en Hong Kong, según advirtió Beijing. “Hong Kong y Xinjiang son parte de los asuntos internos de China, no es relevante si está en la agenda diplomática”, advirtió la diplomacia china.

Por su parte, el Elíseo aseguró que Macron abordará las cuestiones de derechos humanos y la situación en Hong Kong, y en la región predominantemente musulmana de Xinjiang, “sin tabúes”.

La organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) ha pedido a Macron que presione a su homólogo “para que cierre los campos de educación política” en Xinjiang, donde se dice que Beijing tiene más de un millón de uigures, un grupo étnico sospechoso de tener tendencias islamistas y separatistas.

¿Los europeos, nuevos aliados de China?

Para el sinólogo Jean-Pierre Cabestan, de la Universidad Bautista de Hong Kong, no hay duda de que la ofensiva estadounidense está empujando a los chinos a acercarse a Francia, pero también a Alemania y al Reino Unido. Sin embargo, “los europeos serían ingenuos al creer que pueden aliarse con China contra Trump”, advierte Cabestan.

Esta visita de Macron a Beijing también adquirirá una dimensión cultural y turística el 5 de noviembre con la inauguración del Centro Georges Pompidou de Shanghai, una primera rama oriental del famoso museo parisino.

 

Fuente: france24.com