Evo Morales confirmó este lunes que abandona Bolivia con rumbo a México, país que le concedió asilo político.

En un avión de la Fuerza Aérea Mexicana y tan solo un día después de presentar su renuncia a la presidencia de Bolivia, Morales salió del país.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador había anunciado horas antes que le había concedido el asilo político.

Por razones humanitarias y en virtud de la situación de urgencia que se enfrenta en Bolivia, donde su vida y su integridad corren riesgo”, justificó el canciller mexicano, Marcelo Ebrad.

La operación de salida del líder boliviano fue facilitada además por las autoridades peruanas, que autorizaron la escala del avión mexicano en Lima.

El presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, ofreció algún detalle de la acción desde Buenos Aires, en la presentación de un libro suyo.

Morales renunció a la presidencia de Bolivia el domingo, poco después de que las Fuerzas Armadas le “sugirieran” que abandonara el cargo para pacificar el país en lo que sus partidarios califican de “golpe de Estado”.

La cúpula militar se pronunció después de que Morales llamara a nuevas elecciones presidenciales por las irregularidades detectadas en el escrutinio de las del 20 de octubre por parte de la auditoría de la Organización de Estados Americanos.

La renuncia junto a Morales de la cúpula de su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), dejó al país en una especie de vacío de poder y fue respondida con una ola de protestas por parte de los partidarios del mandatario.

En ciudades como El Alto y La Paz, se reportaron destrozos y saqueos. Además de marchas y bloqueos de activistas al grito de “guerra civil”.

En la carta donde formalmente renuncia, Morales insiste en denunciar que ha sido víctima de un golpe de Estado y señala que “la consigna es resistir”.

“Que quede ante la historia nuestro compromiso por defender nuestras conquistas logradas a sangre y fuego”, agrega.

 

Fuente: bbc.com /  MILENIO