Después de Rusia, el Gobierno de España se ha convertido en uno de los principales aliados de Nicolás Maduro; esto, a pesar de que se mantiene «bajo perfil» otorgándole protección a líderes de la oposición venezolana como Leopoldo López y Antonio Ledezma.

Recientemente el presidente interino Juan Guaidó señaló que no «tiene pruebas» de que el Gobierno de Pedro Sánchez haya sido facilitador del régimen de Nicolás Maduro; sin embargo en las últimas horas existen graves evidencias de su respaldo al dictador de Venezuela.

Aunque hasta hace poco Rusia, China y Cuba eran considerados los principales aliados de la tiranía por sus alianzas económicas, préstamos, acuerdos militares y comerciales que ayudan a Maduro a sostenerse en el poder; podría decirse que ahora España es el segundo gran aliado.

Mientras que Maduro ha logrado hipotecar a Venezuela bajo el riesgo de que activos pasen a manos de Rusia, en el caso de España es una deuda que podría calificarse como «menor». Actualmente, el petróleo que llega a España procedente del país suramericano tiene como fin saldar deudas que aún tiene Pdvsa con Repsol; lo que quiere decir que pareciera que el apoyo del Gobierno de Pedro Sánchez es más por convicción que por pura conveniencia.

Dejó escapar a un hombre clave del chavismo

Recientemente se conoció que España dejó escapar al ex general venezolano Hugo “El Pollo” Carvajal, quien fue solicitado por Estados Unidos por sus vinculaciones con el narcotráfico y por la relevante información con la que cuenta para poder acabar con el régimen de Nicolás Maduro.

Se trató de una «sospechosa huida», que mostró las intenciones de España de dejarlo escapar; pues la policía española llegó al domicilio de Carvajal en Madrid, cuatro días después de que se conociera la decisión judicial que ordenaba su extradición a EE.UU.

Hace Gobierno con Pablo Iglesias, el gran aliado de Hugo Chávez

La cómoda fuga de Carvajal no es la única evidencia de que Pedro Sánchez es aliado del socialismo que ha destruido a Venezuela; esta semana anunció también una alianza con el socialista Pablo Iglesias quien ahora será el vicepresidente de España.

Para Venezuela, Pablo Iglesias no es un personaje sin importancia, por el contrario fue un aliado de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, al punto de estar vinculado a casos de lavado de dinero y corrupción en el país suramericano.

En 2017 salió a la luz pública el presunto financiamiento ilícito del partido español Podemos con dinero de Irán y Venezuela.

Enrique Riobóo, propietario de la televisión Canal 33, señaló que los principales miembros de Podemos «venían con los bolsillos dopados de Irán y Venezuela»; dinero con el que también intentaron comprar la planta televisiva.

Riobóo dijo ante el Senado que Iglesias y Juan Carlos Monedero financiaron la campaña política de Podemos y que tanto a Irán como a Venezuela les cobraban a veces en dinero en efectivo con billetes de 500 euros, y otras veces mediante transferencias bancarias.

No es la primera vez que se conoció un posible financiamiento ilícito desde Venezuela para respaldar al partido Podemos. Ok Diario publicó una investigación que revela que con dinero del Estado, el Gobierno de Venezuela pagó al español Pablo Iglesias USD $272 325 en 2014.

Iglesias habría recibido esa cifra en dólares en su cuenta bancaria en el paraíso fiscal de San Vicente y las Granadinas (islas caribeñas), bajo el concepto de pago por supuestas “asesorías para el desarrollo social” de Venezuela. La recepción de la elevada suma se efectuó dos meses después de la fundación del partido Podemos de España.

Por su parte, en 2016 Rafael Isea, exministro de Finanzas de Venezuela, declaró a la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de España, que el expresidente Hugo Chávez pagó USD $7 millones de euros (USD $7,6 millones) a la Fundación Podemos.

Isea, quien fue ministro en el Gobierno de Hugo Chávez, ratificó ante agentes de la UDEF la veracidad de un documento en el que el exmandatario aprobó destinar dicho dinero para crear en el país europeo unas presuntas “fuerzas políticas y movimientos sociales”, para propiciar en España “cambios políticos afines al Gobierno bolivariano”.

Según el diario español ABC, todo esto lo declaró Isea en el Consulado de España en Nueva York, a donde se desplazaron policías españoles que investigan la posible financiación ilegal de Podemos.

Reyes de España enviados a Cuba

No conforme con designar a Iglesias como vicepresidente de España, Pedro Sánchez, envió a los reyes de España a una visita oficial a Cuba, el principal aliado de Nicolás Maduro que ha ayudado a mantenerlo en el poder.

Además de dicha visita que legitima a la dictadura de la isla y le da un «espaldarazo», España también anunció que otorga al Gobierno cubano 57,5 millones de euros para «proyectos de cooperación».

Mientras Estados Unidos sanciona a la isla por respaldar a Maduro con servicios de inteligencia a cambio de petróleo, España por el contrario le amplía el financiamiento retando al Gobierno de Donald Trump.

Banco Central de España facilita transacciones a Maduro

El pasado 31 de octubre se conoció que el Gobierno de Estados Unidos analiza sancionar a España por la ayuda que ha mantenido el socialista Pedro Sánchez a Nicolás Maduro; sobre todo tras la posibilidad de que el Banco Central del país europeo le facilite transacciones bancarias a la tiranía venezolana a pesar de las sanciones internacionales.

Luz verde para boliburgueses chavistas, apuesta por diálogo y rechazo a sanciones

Como si no fueran suficientes todas estas muestras de apoyo de España a la dictadura de Maduro, se sabe además que el país europeo ha permitido que en su territorio vivan cientos de venezolanos ligados a la tiranía y que se han enriquecido a costa del dinero de los venezolanos.

El Gobierno de Pedro Sánchez adicionalmente ha impedido que la Unión Europea tome medidas más contundentes contra Maduro mientras condena las sanciones estadounidenses.

 

Por Sabrina Martín

Fuente: panampost.com