El papa Francisco​ relevó este lunes al responsable de la agencia vaticana de control financiero, en medio de una investigación por posible malversación de fondos que generó un inédito allanamiento policial  en sus oficinas.

Francisco dio las gracias a René Brülhart por su labor como presidente de la Autoridad de Inteligencia Financiera (AIF) al concluir su mandato. El Vaticano dijo el lunes que se anunciaría su sucesor la semana que viene.

La junta de la AIF expresó su apoyo a la dirección del organismo tras el registro del 1 de octubre, motivado por una investigación policial sobre una operación de bienes raíces del Vaticano.

El allanamiento causó alarma a nivel internacional y es probable que ahora otros países se muestren renuentes a compartir información confidencial con el Vaticano.

Una investigación interna concluyó que ni el director suspendido de la Autoridad ni ningún otro funcionario “ejercieron su autoridad inapropiadamente o incurrieron en ilegalidad alguna”, aseveró la entidad en un comunicado.

Sin embargo, el daño a la reputación internacional de la Santa Sede ya estaba hecho. La IAF trabaja con divisiones de información financiera en todo el mundo en la lucha contra los delitos financieros. Los países estarán menos dispuestos a compartir información con el organismo si resulta tan sencillo que termine en las manos de la policía vaticana.

 

Fuente: clarin.com