En medio de un gran conflicto político y social que atraviesa el pueblo boliviano, Evo Morales, expresidente del país sudamericano, descartó participar en las elecciones. Por otra parte, no descartó presentarse el próximo 10 de diciembre a la toma de posesión de Alberto Fernández como presidente de Argentina.

“Todavía no decidí (…) quisiera estar, es un gran deseo. Mis respetos al hermano Alberto Fernández. El día 11 no sé cuánta cantidad de llamadas hizo para salvarme la vida” expresó el exmandatario boliviano a el canal TN Internacional.

Desde la renuncia de Morales a su cargo como mandatario de Bolivia, Fernández calificó la situación como un “golpe de Estado” y ofreció apoyo al líder indígena.

Ante este escenario, el presidente electo de Argentina omitió invitar a la mandataria interina de Bolivia, Jeanine Áñez, a la asunción, pero convidó a Evo Morales quien ya no es gobernante y permanece exiliado en México.

Fuente: ntn24.com