Una corte de Valeta dijo que Yorgen Fenech habría pagado 150.000 euros a la mafia siciliana para matar a la periodista Daphne Caruana Galizia, férrea investigadora contra la corrupción.

 

Yorgen Fenech

Un crimen que sacudió la isla de Malta, más conocida por ser uno de los epicentros de la crisis migratoria. La periodista Daphne Caruana Galiza, famosa por investigar los casos de corrupción de su país, fue asesinada el 4 de diciembre de 2017, cuando explotó una bomba que había sido colocada en su automóvil. Y uno de los empresarios más acaudalados acaba de ser acusado formalmente del crimen y no sería el único responsable.

El anuncio hace prever un terremoto político. Yorgen Fenech, con negocios en las más importantes áreas de la isla, sería solo la punta del iceberg de un maridaje de corrupción con ministros del gabinete del actual gobierno.

Fenech, que fue arrestado el 20 de noviembre cuando intentaba abandonar su isla en un yate, tendría evidentes vínculos con el poder político. Entre ellos, con Keith Schembri, jefe de gabinete del primer ministro Josep Muscat, que tambalea en medio del escándalo.

Otros dos ministros también renunciaron en relación con las acusaciones contra el magnate. Konrad Mizzi, de turismo, y Chris Cardona, de economía, por tener relaciones financieras con Fenech.

Los investigadores creen que el multimillonario fue el principal autor intelectual del asesinato de la periodista, pero no el único. El empresario que permanece recluido provisionalmente en la penitenciaría de Corradino, se declaró inocente de los cargos. Sin embargo, de ser encontrado culpable enfrenta la cadena perpetua.

¿Qué investigaba la periodista?

Caruana Galiziaa dirigía el portal “Running Commentary” en el cual denunciaba los casos de corrupción de las altas esferas políticas. En su blog, que era más popular que varios de los medios masivos, investigó y publicó los nombres detrás de los Panama Papers, donde también resultó salpicada la primera dama del actual primer ministro.

En sus escritos dos nombres del poder político salían regularmente: Schembri y Mizzi. Ambos altos funcionarios del actual gobierno del estado más pequeño de la Unión Europea.

Galizia fue amenazada y acosada por años, durante la última campaña de elección su nombre salió varias veces en los discursos, en los cuales la acusaban de ser “enemiga política” del Ejecutivo.

El primer ministro, elegido dos veces para el cargo, en el poder desde 2013, se enfrenta a una creciente ola de presión ciudadana que exige su renuncia. Su salida podría ser inminente pero la cúpula del partido tendrá la última palabra.

 

Por David González

Fuente: france24.com