El mundo como lo conocemos podría cambiar a mediano plazo: glaciares en los polos norte y sur han comenzado a perder su estabilidad desde el año 2000 y se han movido kilómetros de sus lugares originales.

La Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de Estados Unidos (NASA) informó recientemente en la reunión anual de la Unión Geofísica Americana en San Francisco que imágenes satelitales de Alaska, Groenlandia y la Antártida muestran “cambios dramáticos de los glaciares”.

La Nasa está sorprendida: estas grandes montañas de hielo sólido se están moviendo de sus lugares y temen que a corto plazo algunos pierdan sus dimensiones originales. También alertan que lagunas de agua de deshielo también experimentan comportamientos inusuales y podrían acelerar el flujo de hielo hacia los océanos en esas partes del mundo.

“El glaciar Columbia, por ejemplo, era relativamente estable cuando se lanzó el primer satélite Landsat en 1972. Pero a partir de mediados de la década de 1980, el frente del glaciar comenzó a retirarse rápidamente, y para 2019 estaba a 20 kilómetros aguas arriba. En comparación, el glaciar Hubbard ha avanzado 5 km en los últimos 48 años. Pero el lapso de tiempo de Fahnestock termina con una imagen de 2019 que muestra una gran sangría en el glaciar, donde el hielo se ha desprendido”, señala la Nasa en su portal oficial.

En Groenlandia se repite la misma historia: se detectó que los glaciares de esta región del mundo se retiraron un promedio de aproximadamente 5 km entre 1985 y 2018, y que la retirada más rápida ocurrió entre 2000 y 2005. Cuando observó la cantidad de hielo glacial que ingresaba al océano, descubrió que fue relativamente estable durante los primeros 15 años del registro, pero luego comenzó a aumentar alrededor del año 2000.

“Estos glaciares están generando más hielo en el océano que en el pasado (…) “Existe una relación muy clara entre la retirada y el aumento de las pérdidas de masa de hielo de estos glaciares durante el registro de 1985 hasta el presente”, dijo Michalea King, de la Universidad Estatal de Ohio, a científicos de la Nasa.

 

Por Jhon Lindarte

Fuente: ntn24.com