Jamaica es la tierra de Bob Marley, Usain Bolt y los rastafaris: toda una potencia cultural. Ahora bien, desde el punto de vista de la economía, esta isla del Caribe es completamente irrelevante.

Desde el punto de vista de la política y la sociedad, Jamaica sólo es conocida por una cosa: ser uno de los países más peligrosos del planeta. Tan peligroso que casi nadie se atreve a hacer negocios en el país. Sin embargo, las cosas pueden cambiar.

Tras la nueva ampliación del canal de Panamá, el Caribe se ha convertido en una de las regiones más importantes de la logística mundial. Muchos de estos barcos necesitan parar a repostar o a dejar mercancías… y para eso, Jamaica parece el lugar ideal: están abiertos a la inversión y tienen el inglés como lengua materna. ¿Puede Jamaica convertirse en la Singapur del Caribe? ¿Veremos como este país consigue acabar con la violencia y mejorar su situación? En este vídeo te lo contamos.

 

Fuente: VisualPolitik