Jordania rechazó la importación de gas proveniente de (Israel), tras aprobarse una ley contra un acuerdo mediante el cual el reino recibiría combustible valorado en 10 mil millones de dólares al año, se informó hoy.

El Parlamento aprobó por unanimidad de sus 130 integrantes un proyecto que apoya la posición de la mayoría de los ciudadanos de no comercio con Tel Aviv.

Ahora depende del poder ejecutivo hacerlo valer, aunque existen resquicios legales que pudieran impedir su vigencia.

Algunos funcionarios explicaron que el convenio era un acuerdo entre compañías y no involucraba el tema político.

La anuencia se concretó entre una empresa estatal de Jordania y un consorcio israelí con mayoría de acciones de la compañía estadounidense Noble Energy, con sede en Texas, para proporcionar gas para generación eléctrica.

Pero la negociación y la posterior firma nunca pasó por el Congreso jordano.

El acuerdo por el cual Jordania recibiría ese combustible durante 15 años, enfrentó mayoritaria oposición popular y los legisladores argumentan que, de hacerse efectivo, el reino dependerá de su vecino para obtener energía.

Muchos jordanos son descendientes de palestinos que se mudaron al país después de la creación de (Israel) en 1948, al que ven como un enemigo que los expulsó de sus hogares.

Según la perspectiva gubernamental, el convenio sellado en 2016 aseguraría precios estables para la próxima década, significaría un ahorro de al menos 500 millones de dólares al año y ayudaría a reducir un déficit presupuestario crónico.

 

Fuente: almayadeen.net