El Ministerio del Interior de Irak confirmó este domingo (26.01.2020) que cinco cohetes Katiusha impactaron en las cercanías de la embajada de Estados Unidos en Bagdad, en uno más de los ataques que ha recibido esta instalación desde que escaló la tensión entre Washington y Teherán tras el asesinato del general iraní Qasem Soleimani.

En horas de la tarde se oyeron fuertes explosiones procedentes de la orilla occidental del río Tigris, en la fortificada Zona Verde, donde se encuentra la mayoría de las legaciones extranjeras en la capital iraquí, así como numerosas instituciones oficiales. Las fuerzas de seguridad de Irak dijeron en un comunicado que cinco cohetes alcanzaron la Zona Verde de alta seguridad, sin que se registraran víctimas.

El ataque se produjo dos días después de que miles de personas se concentraran en Bagdad en respuesta a un llamado del clérigo populista Moqtada al Sadr para exigir la expulsión de las tropas estadounidenses. La presencia militar de EE.UU. ha sido un tema candente desde que un ataque estadounidense mató a Soleimani y a un alto comandante iraquí frente al aeropuerto de Bagdad, el 3 de enero.

No es el primero

Numerosos proyectiles han impactado en el perímetro de la Zona Verde, donde también se encuentra el Parlamento iraquí, o en sus alrededores, en las pasadas semanas, pero estos ataques con cohetes no han provocado víctimas mortales excepto algunos heridos y daños materiales en edificios y vehículos.

El día 20 de enero, tres cohetes Katiusha impactaron cerca de la embajada estadounidense y por primera vez el Gobierno iraquí ordenó que se investigara el incidente, aunque por el momento las autoridades no han apuntado a los autores del lanzamiento.

Washington responsabiliza de los ataques contra sus intereses en suelo iraquí a las milicias iraquíes respaldadas por Irán, en concreto a Kata’ib Hizbulá, a la que acusa de haber perpetrado el ataque que costó la vida a un contratista estadounidense el pasado 27 de diciembre en el norte del país.

 

Fuente: dw.com