El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, tuvo que pedir excusas públicamente tras la polémica que suscitó luego de asegurar que las “a veces”, “las mujeres denuncian el acoso” cuando se trata de un hombre feo.

Relativizar el acoso sexual y reducirlo a cuestiones estéticas le costó al presidente de Ecuador una avalancha de críticas que terminaron doblegándolo en Twitter: “en mi comentario sobre el acoso, no pretendí minimizar un asunto tan grave como la violencia o los abusos. Me disculpo si se entendió así. ¡Rechazo la violencia contra la mujer en todas sus formas!”, escribió el mandatario el 31 de enero, el mismo día en que encendió el debate público.

Durante un acto público en Guayaquil al que asistieron inversionistas y financieros a los que exponía su política de expansión económica, Moreno ofreció su propia interpretación sobre el acoso sexual y aseguró que, aunque “está bien que –las mujeres- lo hagan (que denuncien)”, señaló que “a veces, en el acoso, se ensaña cuando viene de una persona fea. Pero si es bien presentada, de acuerdo a los cánones, suelen no pensar necesariamente que es un acoso”, manifestó el presidente.

También se refirió a sí mismo, y bromeó con que “en el caso de su edad”, 66 años, “ya no sería acoso sino ocaso sexual”.

El corto video con las polémicas declaraciones del mandatario, de apenas 36 segundos, fue compartido en redes sociales y se viralizó rápidamente, a lo que los usuarios empezaron a manifestar su rechazo: “el presidente de Ecuador justifica el acoso sexual y pretende normalizarlo. Es el colmo, bromea sobre un delito que destruye la vida de millones de personas. Moreno hace gala de su idiotez en temas que cualquier mandatario del mundo trata con responsabilidad”, dijo @Kevin_Cer_lml desde Quito, en Twitter.

Otros tuiteros, aseguraron que, con estas interpretaciones, Moreno propiciaba los cuestionamientos sobre las denuncias de acoso.

Sin embargo, algunas personas, por esta misma plataforma, registraron que no se sintieron ofendidas.

 

Cada 72 horas muere una mujer producto de un feminicidio en Ecuador

Las altas tasas de feminicidios aparecen en Ecuador como una enfermedad aguda que el Gobierno de Moreno ni ha querido diagnosticar a fondo, ni tratar, ni mucho menos prevenir. Según el Ministerio de Justicia en el país cada 72 horas una mujer es asesinada por ser mujer. Así define la ONU el feminicidio: “asesinato intencional por el hecho de ser mujer”.

En 2014, Ecuador aprobó el Artículo 141 en su código penal, que define el feminicidio como el ejercicio de las relaciones de poder que resultan en la muerte de una mujer por “ser mujer” y decidió penalizar este crimen con penas de prisión que van desde 22 a 26 años.

Pero la gran mayoría de feminicidios, que podrían prevenirse, son precedidos por episodios de violencia que ya han sido notificados a la Justicia. Y el patrón se repite: la mujer denuncia, la justicia no atiende o no le responde a tiempo y la muerte estalla en las principales páginas de los diarios locales.

 

Por Andrea Rincón

Fuente: france24.com