El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que el Ejército de su país ha causado entre 30 y 35 bajas a las fuerzas sirias en los enfrentamientos que se produjeron en Idlib.

“Entre 30 y 35 militares sirios fueron ‘neutralizados’ en Idlib”, dijo el mandatario turco a la prensa.

Este 3 de febrero Turquía informó que cuatro soldados turcos murieron y nueve más resultaron heridos en la gobernación de Idlib, en el norte de Siria.

Erdogan confirmó esta información y señaló que los ataques en el territorio sirio continúan.

“Hasta el momento 46 objetivos sirios han sido blanco de 122 ataques con artillería pesada y 100 con obuses”, detalló el presidente otomano.

El líder turco agregó que los aviones de combate de su país siguen bombardeando Idlib.

Erdogan indicó además que los ministros de Exteriores y de Defensa y el director de la inteligencia mantienen contacto con sus pares de Rusia.

El presidente turco aclaró que lo sucedido en Idlib no implica a los militares rusos.

Traslados en Idlib

A su vez, militares rusos negaron que sus colegas turcos, que informaron de varias bajas por disparos de la artillería siria, les hubieran avisado sobre traslados que iban a realizar en la zona de distensión de Idlib.

El Ministerio de Defensa turco informó previamente de cuatro militares muertos y nueve heridos por un ataque del Ejército sirio. Según el ente, eran los refuerzos enviados a Idlib para prevenir la escalada y el lugar de su despliegue se había acordado con antelación.

“Destacamentos militares de Turquía realizaron traslados en la noche del 2 al 3 de febrero en la zona de distensión de Idlib, sin haberlo notificado a la parte rusa, y se vieron bajo el fuego que las tropas del Gobierno sirio habían abierto contra los terroristas al oeste de Saraqib”, aclaró el Centro Ruso para la Reconciliación en Siria.

Según el Centro, la Fuerza Aeroespacial de Rusia ejerce un control permanente del espacio aéreo sobre la zona de distensión de Idlib y no ha registrado incursiones de aviones de guerra turcos, ni tampoco sus ataques contra las posiciones del Ejército sirio.

Idlib forma parte de una de las cuatro zonas de distensión acordadas en mayo de 2017 durante las negociaciones en Astaná, tres de estas zonas pasaron a control del Gobierno sirio en 2018. La cuarta, que abarca Idlib y zonas de las gobernaciones vecinas de Latakia, Hama y Alepo, sigue ocupada por el grupo terrorista Frente al Nusra (proscrito en Rusia).

Pese al alto fuego establecido desde el 12 de enero, las facciones terroristas llevan a cabo ataques constantes que hasta la fecha han dejado más de 120 civiles y 211 militares sirios muertos.

El 26 de enero el Ejército sirio inició una ofensiva en el oeste de Alepo para detener los ataques terroristas contra los civiles. Tres días después los militares liberaron las ciudades de Maarat al Numan y Saraqib.

Siria vive desde marzo de 2011 un conflicto en el que las fuerzas gubernamentales se enfrentan a facciones armadas de la oposición y grupos terroristas.

Las tropas sirias actualmente se encargan de eliminar los últimos focos de terrorismo que quedan tras la derrota de ISIS (autodenominado Estado Islámico, grupo terrorista proscrito en Rusia y otros países) y tras casi nueve años de conflicto.

 

Fuente: sputniknews.com