El presidente iraní, Hasan Rohani, ha urgido al Gobierno de Turquía a respetar los acuerdos alcanzados con Moscú y Teherán sobre la soberanía de Siria.

“Quiero que el Gobierno turco respete los acuerdos que hemos sellado conjuntamente”, ha indicado Rohani en una rueda de prensa celebrada este domingo en Teherán, la capital persa, al ser preguntado sobre la escalada de tensiones entre Ankara y Damasco sobre la provincia siria de Idlib.

De este modo, el mandatario persa ha hecho hincapié en la necesidad de implementar el acuerdo de Sochi sobre Idlib, alcanzado en 2018 entre Rusia, Turquía, para reducir las actuales tensiones en el país árabe y acabar con los grupos terroristas.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, acordó en todas las reuniones de Sochi cumplir dos temas: el primero, respetar la soberanía territorial de Siria y que el territorio árabe debería estar bajo el control de Damasco; el segundo, continuar las cooperaciones hasta acabar con los terroristas”, ha recordado Rohani.

El jefe de Estado persa ha expresado, además, su deseo de que las consultas de Astaná (Kazajistán) continúen y que se celebren nuevas cumbres entre Rusia, Irán y Turquía sobre la cuestión siria.

La escalada militar entre Ankara y Damasco se intensificó después de que el Gobierno turco amenazara con atacar a las tropas leales al Gobierno sirio si estas no cesaban sus avances hacia la ciudad de Idlib, considerada el último bastión de los terroristas en el noreste del país árabe.

A pesar de estas advertencias, el Ejército sirio sigue avanzando en dicha zona. En las últimas semanas, ha logrado arrebatar, a los grupos armados y terroristas, decenas de pueblos y ciudades, llegando a localidades estratégicas de Idlib, cuya liberación podría resultar en una inminente victoria para Damasco.

Siria denuncia constantemente el pernicioso rol de Turquía, destacando que su presencia ilegal y sus continuas agresiones en su suelo violan tanto el acuerdo de Astaná como el de Sochi y el de Adana, este último firmado en 1998 entre Ankara y Damasco.

Bajo el pacto de Adana, que sigue vigente, a las tropas turcas solamente se les permite adentrarse en territorio sirio hasta un máximo de 5 km, y fue suscrito, únicamente, para que los militares de Ankara se enfrentaran a las milicias kurdas presentes en el norte de Siria, consideradas “terroristas” por Turquía; no obstante, el Ejército turco ahora se ha adentrado hasta 30 km en suelo sirio.

 

Fuente: hispantv.com