Ante la gira internacional del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, el Gobierno de Estados Unidos reconoció que «el verdadero sostén del régimen de Nicolás Maduro es Rusia». Ante ello anunciará una serie de medidas para golpear la injerencia de ese país sobre la nación suramericana.

Un reportaje publicado por el diario ABC de España coincide con la publicación del PanAm Post con fecha del 6 de febrero, relacionada con las acciones que tomará Donald Trump para combatir a la tiranía de Maduro. El Gobierno estadounidense tiene por objetivo sancionar a Rusia, pero sobre todo a la estatal petrolera Rosneft. Según el reportaje, Rusia es el último apoyo que le queda a Maduro, por lo que al cortar «los lazos económicos» entre ambas naciones se buscaría acelerar la caída de la tiranía.

Explica el ABC que Rosneft ya distribuye dos tercios del crudo que extrae el régimen y que por medio de un despacho en Panamá, acaba en India y China. Mientras Rusia gana dinero con la comercialización de crudo venezolano, también sostiene a Maduro ayudándole a evadir sanciones y conseguir ingresos.

Sin embargo, parece que antes de tomar cualquier decisión el Gobierno estadounidense ha buscado influir en Rusia para que cambie su apoyo a Maduro. El pasado 15 de febrero se conoció una reunión secreta entre Mike Pompeo, secretario de Estado de los Estados Unidos, y Sergey Lavrov, ministro de Relaciones Exteriores de Rusia.

Petróleo venezolano para Rusia

En septiembre de 2019 el Gobierno de Vladímir Putin prometió invertir cinco mil millones de dólares en las explotaciones petrolíferas de Venezuela. Además, participa en la extracción y comercialización del oro venezolano que llega a países como Emiratos Árabes Unidos, Uganda y Turquía.

Un reportaje de la agencia de noticias Bloomberg reveló que el Gobierno estadounidense ha tardado en emitir las sanciones contra Rosneft debido al temor de causar un «caos» en los mercados petroleros.

No es la primera vez que se conoce que Estados Unidos evalúa constantemente las sanciones contra la estatal pretrolera rusa. En julio de 2019 el mismo Elliott Abrams no descartó que su país tome medidas contra Moscú: «Las presiones sobre Cuba aumentaron mucho desde enero y seguirán aumentando, y hemos dejado claro que fue por sus acciones en Venezuela (…) En Rusia todavía estamos pensando qué sanciones aplicar, si sanciones individuales o sectoriales».

El papel de Rusia se enmarca en ayudar a Maduro a vender petróleo y a evadir las sanciones estadounidenses. “Los rusos no le están dando más dinero a Venezuela. Están sacando dinero de Venezuela. Sin embargo, están ayudando a comercializar el petróleo y eso es algo en lo que estamos pensando”, informó Abrams.

El objetivo de Trump es lograr la salida de Maduro y restringir el ingreso de dólares para evitar que se mantenga en el poder. Entre tanto, el Gobierno de Putin ha respaldado al régimen desde diversos puntos, tanto en asistencia técnicomilitar como en materia económica. Además, Rusia controla el 75 % de la producción y comercialización de crudo en Venezuela; cifra reportada por estimaciones del Gobierno de Estados Unidos.

Una fuente ligada al campo petrolero le informó a PanAm Post que Rosneft es la que mantiene el «papel principal» a la hora de favorecer al régimen con tácticas y maniobras que le permiten exportar petróleo.

Por su parte, Francisco Monaldi, investigador del instituto Baker de la Universidad de Rice, le dijo al PanAm Post que «Los rusos han ido tomando control de la industria petrolera venezolana, sobre todo con las exportaciones, además controlan los dos principales yacimientos de gas y manejan acciones en diferentes refinerías de Venezuela».

Rusia se apodera del oro y los diamantes

Según el ABC, Rusia se dispone a invertir mil millones de dólares en la minería de oro y diamantes de Venezuela. La aseveración del diario español coincide con la presencia de militares rusos en el Arco Minero del país suarmericano. A principios de diciembre de 2019 se conoció que «un numeroso grupo de militares rusos» habría llegado al estado Bolívar en Venezuela.

La Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco es un área rica en recursos minerales que el Gobierno de Maduro pretende explotar. Ocupa mayoritariamente el norte del estado Bolívar y en menor proporción el noreste del estado Amazonas y parte del estado Delta Amacuro. Cuenta con siete mil toneladas de reservas de oro, cobre, diamante, coltán, hierro, bauxita y otros minerales.

No es la primera vez que personal militar de Rusia es visto en Venezuela. En noviembre el portal Israel Noticias informó sobre la presencia de hombres de habla rusa que en Caracas estaban vestidos con trajes militares venezolanos.

DFRLab ha monitoreado el despliegue del ejército ruso en Venezuela desde principios de 2019. En de abril informó, sustentado en fotografías, sobre el aterrizaje de personal militar ruso en Caracas. Los rumores de tropas rusas en Venezuela han circulado desde finales de 2018, pero las pruebas concretas de su despliegue permanente han sido escasas.

No es de sorprender que a cambio de favores militares y tecnológicos, Maduro esté pensando en otorgarle a Rusia el control de alguna mina de oro en Venezuela, tal y como lo hizo con Turquía y con grupos criminales, como la guerrilla colombiana ELN.

 

Por Sabrina Martín

Fuente: panampost.com