Sin confirmar la suba de tres puntos retenciones a la soja, el presidente Alberto Fernández pidió al agro “comprension y ayuda” y dijio: “El campo tiene que entender la situación argentina”.

En una entrevista con Radio 10, el Presidente relacionó la posible suba de retenciones con la mejora de las cuentas públicas, necesaria en el marco de las discusiones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El campo también tiene que entender la situación argentina. Estamos en un país, no por culpa nuestra, donde el FMI está diciendo que este país no está en condiciones de pagar su deuda. Y si el Fondo dice semejante cosa, se darán cuenta del estado en que están las arcas públicas”, dijo Fernández. “Y no puede ser que al mismo tiempo a uno le pidan que supere el déficit fiscal, pero nadie quiera aportar nada”, agregó.

“Además, yo lo he dicho durante toda la campaña, por lo cual me siento tranquilo espiritulamente, yo no le mentí a nadie. Esta vez, el esfuerzo lo tienen que hacer los que están en mejores condiciones, no lo van a hacer los que menos tienen, y por lo tanto los que exportan son los que tienen mejores condiciones, por eso pido también la comprensión y ayuda del campo”, continuó.

A mediados de diciembre, a poco de asumir, el Gobierno cambió el sistema de retenciones fijas del macrismo, de 3 o 4 pesos por dólar exportado, por alícuotas. El impuesto a la exportación de soja y derivados subió del 24,7% a 30 por ciento y el Congreso, en la ley de emergencia económica, dio al Ejecutivo potestad para llevarlo hasta 33%. En ese entonces, también subieron los tributos a las ventas de granos (12%, sin tope de 3 pesos) y carnes (9%).

El jueves por la tarde, el ministro de Agricultura, Luis Basterra, recibió a la mesa de enlace agropecuaria, conformada por la Sociedad Rural (SRA), Confederaciones Rurales (CRA), Federación Agraria (FAA) y Coninagro. El ministro transmitió la intención del Ejecutivo de subir las retenciones a la soja y bajar el impuesto a economías regionales. La dirigencia rural manifestó su rechazo y las negociaciones quedaron abiertas.

“Estoy dispuesto a hablar con todo el mundo”, dijo Fernández. “Ellos saben que les dije que no íbamos a tomar una medida sin consultarlos y por eso le pedí al ministro que lleve esa reunión, que empecemos la discusión de cómo seguir adelante”, agregó.

Diferenció a la dirigencia gremial del agro de los productores autoconvocados que, según el Presidente, ocultan intenciones políticas. “Veo una actitud de parte de las organizaciones del campo y veo otra cosa en esos autoconvocados, que evidentemente tienen una finalidad política, son opositores, tienen todo el derecho del mundo a expresarse en contra, pero deberían presentarse como opositores a la hora de hablar. No es lo mismo que hable un presunto chacarero que un presunto militante, dirigente encubierto. Y eso esta inducido por los dirigentes de Cambiemos, del Pro concretamente”, enfatizó.

 

Fuente: tn.com.ar