Siria pone a su Ejército en alerta para responder, de manera contundente, a toda violación de la tregua en la provincia de Idlib por parte de bandas terroristas.

El jueves, los presidentes de Rusia y Turquía, Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan, respectivamente, sellaron en Moscú, la capital rusa, un acuerdo de alto el fuego para poner fin a semanas de tensión en Idlib y eliminar el riesgo de un choque directo entre tropas turcas y rusas, que combaten en bandos enfrentados en el país árabe.

El armisticio, que entró en vigor desde la medianoche, contempla el cese de toda hostilidad en la provincia noroccidental de Idlib, la creación de un corredor de seguridad de seis kilómetros al norte y seis kilómetros al sur de la estratégica carretera M-4 —se extiende desde la ciudad costera de Latakia hasta Alepo— controlada actualmente por las fuerzas sirias.

Aún con todo, el Gobierno de Damasco no descarta que las facciones radicales de la zona violen el pacto. Conforme informa este viernes la agencia siria oficial de noticias SANA, las unidades del Ejército se encuentran listas para responder “firmemente” a cualquier intento de incumplimiento del acuerdo por parte de organizaciones terroristas.

El medio sirio subraya el largo historial de la violación de las treguas de grupos extremistas, que atacaban áreas seguras vecinas y posiciones del Ejército.

Por el momento, el reportero de SANA ha reportado una relativa calma en casi todos los frentes de combate en Idlib en el primer día del armisticio. “Las áreas recuperadas por el Ejército Árabe Sirio durante sus operaciones contra organizaciones terroristas respaldadas por el régimen turco, desde Kafr Nobul hasta Saraqib, viven un cese de hostilidades y una tranquilidad”, ha detallado.

El pacto ruso-turco supone una victoria para Damasco, ya que consolida los avances del Ejército sirio por Idlib, mientras significa una derrota para Turquía, que no logró frenar el progreso de los sirios ante los milicianos insurgentes, la mayoría extremista, que operan con como fuerzas proxis de Ankara en el país levantino.

 

Fuente: hispantv.com